Roles invertidos: qué sucede cuando el padre se muda con los hijos

viernes, 19 mayo d 2017 a las 9:30 pm.

Salud

Roles invertidos: qué sucede cuando el padre se muda con los hijos

Separaciones o falta de dinero son algunas de las situaciones que empujan a muchos adultos a tomar esta decisión. Una especialista explicó cómo se ve afectada la relación y por qué es importante tener una preparación psicológica previa

Padres que viven con sus hijos hasta que estos cumplen la mayoría de edad, formar una familia o casarse son algunas de las estructuras que forman parte del modelo tradicional y patriarcal.

Sin embargo, los tiempos cambian y hasta los paradigmas más rígidos pueden llegar a romperse. La independencia que logran los hijos al dejar el hogar de sus padres suele ser un gran logro, pero este equilibrio muchas veces se ve amenazado o modificado, y las causas varían de un sujeto a otro.

Una de las razones más comunes gira en torno a aquellos padres o madres que se mudan con sus hijos. La psicóloga Adriana Guraieb explicó que esta situación “puede darse en adultos de la tercera o cuarta edad que pasaron por separaciones y no tienen a dónde ir”. A esto se suman los que cuentan con pensiones o jubilaciones escasas.

La pregunta de muchos es cómo se ve afectado el vínculo y la respuesta es muy simple y goza de cierta lógica: todo depende del lazo previo que hayan tenido, si ha sido un vínculo bueno y consolidado, probablemente sea más llevadero. En cambio, si la relación fue complicada y contradictoria la convivencia puede llegar a ser un problema.

Lo que se da es una inversión de roles: mientras eran chicos y adolescentes los padres eran los jefes de la casa, estipulaban los horarios, comidas, salidas y aseo de la casa. En este caso la ley se altera y hay una readaptación, entonces es el hijo el que estipula qué hacer y qué no.

Entonces, qué hay que hacer para prevenir malos entendidos o problemas dentro de la relación entre padres e hijos: debe haber una comunicación fluida para evitar cualquier incomodidad en la relación.

“Se establece un consenso forzado o voluntario y esto depende mucho del nivel de gratitud o ingratitud que tenga un hijo a la hora de recibir a su progenitor o progenitora”, dijo la especialista.

“Para aquellas personas autónomas y con independencia económica les es muy difícil tener que recibir y agradecer. Sin embargo, hay otros a los que no les cuesta tanto porque siempre han tenido un nivel parecido o han estado en permanente contacto. Estos últimos forman parte de familias en donde el núcleo básico se ha expandido, lo vivencian de una manera menos traumática”, detalló Guraieb.

Y finalizó: “Para quienes formaron pareja y tienen hijos también es polémico. La relación entre suegra y nuera es complicada ya que están compitiendo por el mismo amor. A veces, la inclusión de los padres puede acentuar aún más el desgaste. No obstante, existen excepciones en donde los abuelos colaboran en la crianza de sus nietos”.

Comentarios
Cada comentario va ser revisado antes de ser aprobado.

Max

Min