Fay: “Invertir el dinero en la bomba de cobalto es mirar el pasado, el Hospital necesita un acelerador lineal”

viernes, 2 junio d 2017 a las 6:03 am.

LocalesRegionales

Fay: “Invertir el dinero en la bomba de cobalto es mirar el pasado, el Hospital necesita un acelerador lineal”

Los concejales del Frente Renovador tomaron posición respecto al anuncio de la llegada de fondos para el servicio de radioterapia del Hospital Interzonal de Agudos Abraham Piñeyro y dijeron que “hay que mirar hacia el futuro y no hacia el pasado, por eso pedir por la bomba de cobalto es retroceder en el tiempo, el Hospital necesita un acelerador lineal”.

El concejal Patricio Fay, explicó que “la bomba de cobalto es importante, pero también la gente tiene que saber que es tecnología ampliamente superada, desde hace años los países del primer mundo la dejaron de usar y comenzaron a reemplazarlas por aceleradores lineales.

“El intendente Petrecca no tiene que hacerse eco de todas las presiones que recibe, tiene que tener en claro hacia dónde va Junín. Esta situación de la bomba de cobalto demuestra que corre ciego detrás de los reclamos, sin capacidad de adelantarse a los problemas. Hay que mirar hacia el futuro, pedir por la bomba de cobalto es mirar el pasado, el Hospital necesita un acelerador lineal”, aseguró Fay.

El concejal massista además indicó que “durante los últimos 20 años Junín se convirtió en una ciudad líder en muchos aspectos, incluyendo la salud. Sin dudas, tanto la salud privada como pública de Junín fueron referentes regionales y hasta nacionales. Petrecca en 16 meses, y con todo la fuerza politica alineada, logró que Pergamino nos supere en Salud Pública, ya que mientras en Junin pretenden arreglar la bomba de cobalto, allí decidió el Ministerio de Salud construir el Centro de Medicina Nuclear que contará con equipos con tecnología de última generación, como lo es un acelerador lineal, que ofrece más seguridad y eficacia para los distintos tratamientos contra el cáncer”.

Para finalizar explicó que, “en Junín vamos a estar utilizando tecnología de la década de 1950. Mientras que los aceleradores lineales surgieron con posterioridad y fueron evolucionando permanentemente y hoy tienen prestaciones de altísima tecnología. Si hay dinero para invertir en tecnología aplicada, se debe hacer con criterio y visión de futuro”.

Comentarios
Cada comentario va ser revisado antes de ser aprobado.

Hay 1 comentario.
  1. Hector Jorge Vega

    Sobre radioterapia en Bariloche
    5 octubre 2009
    Deseo hacer algunos comentarios acerca de la afirmación que, días pasados, hizo el señor Ballesteros en este medio, de que un Aceledor Lineal “usado” en los EEUU cuesta 3500 dólares.
    Ese dato no es correcto. Un Acelerador Lineal reacondicionado como para funcionar sin descomponerse a cada rato y sin poner en peligro al paciente ni a los operadores tiene un precio de por lo menos 350.000 dólares. Cien veces más de la información que maneja el Sr. Ballesteros. Aceleradores más antiguos son más baratos (aunque
    siempre en el rango de los cientos de miles de dólares), pero tienen graves problemas de mantenimiento y carecen de garantía – una condición para que se permita su importación a la Argentina. A esta suma hay que
    agregar unos 40.000 dólares por año para el mantenimiento. Además, un equipo de radioterapia necesita una instalación especialmente protegida contra la irradiación, tanto del paciente como de los operadores: esta
    obra civil se evalúa entre otros 350.000 y 1.000.000 de dólares, especialmente porque no fue prevista al diseñar la sección nueva del hospital, y exige una remodelación para hacerle un lugar adecuado.
    Además, será necesario entrenar el personal que estará a cargo del Centro, lo que implica conocimientos especializados que el personal deberá adquirir – fuera de Bariloche y a un costo difícil de estimar.
    En cuanto a la opción entre un Acelerador Lineal y un equipo de cobaltoterapia: los primeros son algo más versátiles pero los segundos se usan con el mismo éxito en muchos centros del mundo.
    La historia de la radioterapia en nuestra ciudad no es de ahora. Como es de conocimiento público, la empresa barilochense INVAP fabrica equipos de cobaltoterapia, y ha vendido varias docenas de estos equipos a muchos
    centros de radioterapia argentinos y extranjeros. Hace algunos años, un oncólogo quiso instalar uno de esos equipos por su cuenta y abandonó porque la población de la ciudad no era suficiente para amortizar el
    equipo. Esto es medicina privada y con fines de lucro, y no debemos tenerla mayormente en cuenta, salvo para decir que el número de enfermos que serían tratados – sea con un equipo de cobaltoterapia o con un
    acelerador lineal – implicaría, para su funcionamiento, un subsidio estatal.
    Hace también varios años, la Comisión Nacional de Energía Atómica ofreció donar uno de los equipos construidos por INVAP al Hospital Zonal. Dicho ofrecimiento no se aceptó (no me consta de que fuese siquiera contestado)
    y, cuando se planeó el ala nueva del Hospital Ramón Carrillo no se tuvo en cuenta la necesidad de un ambiente especialmente blindado para el funcionamiento de un equipos de radioterapia, cualquiera que fuese su
    origen.

    Tomás Buch
    LE 5607089

Max

Min