Crimen de Utrera: situación vivida horas antes del homicidio daría a los investigadores una pista importante

Lunes, 22 octubre d 2012 a las 4:25 pm.

Policiales

Crimen de Utrera: situación vivida horas antes del homicidio daría a los investigadores una pista importante

Circula una versión que no está confirmada en esferas judiciales que sostiene la presunta presencia de un automóvil del cual habrían bajado unos tres sujetos, quienes interceptaron al joven. Luego ocurrió lo peor: Carlos Rodrigo Utrera, de 25 años de edad, sufrió una herida mortal en el pecho el sábado a la madrugada y su cadáver apareció tendido sobre la vereda en la calle Quintana, entre Juan B. Justo y Jean Jaurés. No hay (o no habría) testigos del hecho y, por el momento, se desconoce el móvil del crimen.
Sin embargo lo del auto y los tres sospechosos forma parte de uno de los comentarios que circulan sobre el episodio.
Existe si una denuncia que se investiga en la UFIJ Nº 9, a cargo de la doctora Mirta Monclá, radicada por un amigo de la víctima (Ver recuadro).
Alguien escuchó los gritos cuando se desencadenó la agresión. Debe haber ‘visto’ algo más, pero como en la mayoría de los sucesos de estas características, opera la prudencia sobre todo.
La pesquisa se va armando paso a paso. La causa cuenta con varios testimonios, tarea que lleva adelante la propia fiscal interviniente, doctora Isabel Carniel, y organismos policiales.
Otro paso adelante se dio con un allanamiento en el cual los investigadores habrían secuestrado elementos que serán analizados por la representante del Ministerio Público, para ver si pueden aportar detalles que lleven al esclarecimiento del homicidio.
Este rompecabezas se va armando pieza a pieza. Se está estudiando el supuesto recorrido que Utrera hizo desde que en la noche del viernes y las primeras horas del sábado. Se sabe que el joven estuvo en dos lugares: el Club Defensa y el Círculo Sirio. Incluso, no se descartaría tampoco observar ciertos detalles que se dieron la semana pasada durante el partido de fútbol entre Defensa y un club de Salto, que debió suspenderse por la batahola que se armó entre ambas parcialidades en la cancha del Club Moreno, encuentro al que habría asistido la víctima.
Una de las diligencias ordenadas por la funcionaria judicial fue la revisión de las cintas de las cámaras de seguridad instaladas en la zona. Una de esas filmaciones captó la imagen de Utrera, alrededor de las 5 de la madrugada, caminando por inmediaciones de la intersección entre la calle Uruguay y la avenida Rivadavia.
Al joven “se lo ve cruzar solo desde la estación de servicio Di Marco hacia la UNNOBA, pero en dirección al centro y no hacia las vías del ferrocarril”. Esa fue la última imagen de Utrera con vida. Lo demás son interrogantes.

Cumpleaños claves

El testimonio de un amigo de la víctima podría ser clave para avanzar en el esclarecimiento del crimen. Dos cumpleaños podrían ser puntos iniciales que los investigadores tomarían en cuenta para armar el posible recorrido que hizo Rodrigo Utrera la noche que fue asesinado.
Un joven de 20 años habría narrado que junto a su amigo habían participado del cumpleaños de otro amigo (JG) en el barrio Gregorio González, de donde se fueron minutos antes de las 3 de la mañana. De ahí se dirigieron a otro cumpleaños que se desarrollaba en el Círculo Sirio, lugar que abandonan a las 4.30.
Utrera lo habría invitado a “fumarse un ‘porrito’”, según relata el joven, que compraría en el Barrio Belgrano.
En el camino, a pocas cuadras de donde ocurrió el homicidio, Utrera paró a orinar y dos adolescentes pasaron a bordo de una motocicleta. La víctima les gritó algo y los jóvenes regresaron y comenzaron a recriminarles. Uno habría llegado a golpear al amigo de Utrera, cayendo al piso, en tanto Rodrigo se alejó del lugar de los incidentes por Roque Sáenz Peña en dirección a la calle Juan B. Justo.
Otro detalle es que presuntamente el que conducía la moto habría extraído un arma blanca, sin que llegara a agredir al amigo de Utrera que yacía en el piso. Sólo recibió unos golpes de puño. Se levantó y también se fue del lugar.
Adujo además, que en horas de la tarde del sábado, se enteró por un amigo lo que le había ocurrido a Utrera.
Habría también radicado una denuncia por las lesiones ocasionadas por los dos motociclistas, investigación que lleva adelante la Fiscalía a cargo de la doctora Mirta Monclá.

LaVerdad

Comentarios
Cada comentario va ser revisado antes de ser aprobado.

Max

Min