Los abuelos gays y lesbianas tienen su propio centro de jubilados

miércoles, 9 agosto d 2017 a las 11:57 am.

Nacionales

Los abuelos gays y lesbianas tienen su propio centro de jubilados

“Fue difícil para mis hijos y para mi marido. Pero seguí adelante, a pesar de todo. La vida da vueltas y hoy el trato es óptimo, me aceptaron. Los nenes eran púberes cuando me separé. En ese tiempo, no hubo mucho diálogo, así que fueron viviendo mi proceso con bastante dificultad. Por eso aconsejo poner en palabras todo lo que se pueda para facilitar las cosas”, explica Susana Blois de 72 años, quien estuvo casada con el padre de sus hijos durante 18 veranos, hasta que decidió no hacer más oídos sordos a sus verdaderos deseos y gritar a viva voz cual era su identidad sexual. Luego de aquella experiencia, Susana formó una pareja sólida durante 16 años con una mujer. Esta vecina de La Plata, que padeció la segregación homofóbica en el pueblo entrerriano en el que vivía, es una de las tantas asistentes a las charlas del Centro de Jubilados Puerta Abierta, el primero lésbico gay del país ubicado en el barrio porteño de San Cristóbal.

“La sociedad todavía discrimina, de hecho en los centros de jubilados comunes los homosexuales no pueden decir que son gays o lesbianas por miedo a las burlas constantes que suelen recibir. Por eso es tan necesario un espacio propio donde puedan expresarse libremente, donde sepan que nadie los va a excluir, y donde todo el mundo es bienvenido. Con ese objetivo nació Puerta Abierta a la Diversidad”, explica la psicóloga Graciela Balestra, una de las fundadoras del Centro, junto a Silvina Tealdi.

Cuestión de progreso

La sociedad evoluciona merced a su propia dinámica y a iniciativas que buscan expresar las necesidades de los diversos grupos o colectivos con intereses comunes, pero con injerencia en la sociedad toda. En este sentido, la reforma a la Ley de Matrimonio Civil, conocida popularmente como “Ley de Matrimonio Igualitario” o la Ley de Identidad de Género expresaron en Argentina avances significativos en busca de la inclusión de las personas gays, lesbianas, y transexuales. Aún así, es posible escuchar a viva voz casos de discriminación en una sociedad que crece y madura, pero a la que le falta mucho por aprender con vistas a romper prejuicios y atravesar barreras que separan y limitan.

Comentarios
Cada comentario va ser revisado antes de ser aprobado.

Max

Min