Más de 500 apps maliciosas, que en conjunto sumaban más de 100 millones de descargas, fueron retiradas de la tienda de aplicaciones Google Play Store porque tenían puertas traseras secretas para instalar spyware en los teléfonos, espiar a los usuarios de Android y robar sus datos.

Esas apps tenían un software llamado Igexin que les permitía a las apps conectarse a una red de anuncios y ofrecer publicidad en función de los intereses personales de cada usuario, los que obtenían mediante diferentes tipos de spyware (como se conoce a los programas espías).

Los datos que se robaban eran el historial de llamadas, la ubicación GPS y el registro de las demás apps que cada víctima tenía instalada en su móvil.

Si queres recibir a diario las noticias de Junin24 en tu celular, envianos un mensaje de Whatsapp al 2364695729 con la palabra ALTA y agendanos como contacto.