La otra selección: cómo se vivió el regreso del equipo femenino tras más de dos años sin competencia

jueves, 31 agosto d 2017 a las 9:27 am.

Deportes

La otra selección: cómo se vivió el regreso del equipo femenino tras más de dos años sin competencia

No fue un partido más. Es cierto que mientras se jugaba, las cámaras estaban en otro lado. Los primeros planos a Lionel Messi, Paulo Dybala o Mauro Icardi al arribar a Montevideo ocurrieron al mismo tiempo que el árbitro dio el pitazo inicial. No tuvo la popularidad que despiertan las eliminatorias, no tuvo mucha hinchada, no tuvo repercusión, ni tuvo ganancias extraordinarias. Pero tuvo sentido. Sin dudas tuvo sentido porque en el país donde nació el “Ni Una Menos”, donde el movimiento feminista avanza y conquista derechos, la selección femenina de fútbol estuvo más de dos años sin jugar. Sin entrenar. Sin director técnico. Una contradicción que sólo se explica por los efectos colaterales del desmadre que la Asociación del Fútbol Argentino vivió en el último tiempo. Pero todo eso cambió desde el mes pasado. Y ayer, tras 774 días, el equipo volvió a respirar.

El compacto estadio Luis Franzini, casa del Defensor Sporting de Uruguay, fue el escenario elegido. Con el río a una cuadra, el parque Rodó al costado y cientos de hinchas en la platea, el equipo disfrutó el primer amistoso oficial en la nueva era y le ganó con solidez 3 a 0 a Uruguay. Los himnos sonaron antes del comienzo del encuentro y le dieron el toque oficial. Entre la gente, un puñado de ocho hinchas argentinos soportaron estoicos el frío y alentaron a las chicas. Algunos habían venido al partido de esta noche y decidieron pasar, mientras que otros eran familiares y amigas que las acompañaron. “No saben el esfuerzo que hacen. No sólo dejan en segundo plano el trabajo y los estudios, algunas también ya tienen hijos, pero se organizan para poder estar también con la selección”, contó entre mate y mate Vanina, una ex compañera de muchas de ellas, a las que conoció mientras jugaba en UAI Urquiza. Mientras hablaba, a pocos metros un grupo de obreros que refaccionaba la esquina de una de las tribunas frenaron su tarea para mirar el partido. “Es muy buena esa bo”, le gritó uno de ellos a los argentinos, sorprendido con los movimientos de la delantera Soledad Jaimes.

El partido fue dominado por completo por el equipo de Carlos Borrello. El DT que en 2012 dejó el cargo tras estar nueve años al frente de la selección, volvió luego de su exitoso paso al frente de UAI, equipo con el que consiguió el tercer puesto en la Copa Libertadores 2015 en Medellín y el título del torneo de la Primera en 2016. Las chicas llevaron a la perfección el plan diseñado, con un sistema táctico (3-1-4-2) al que las rivales nunca le encontraron la vuelta. Los goles los hicieron Florencia Bonsegundo (2) y Micaela Cabrera, pero la figura del partido fue Jaimes. La potente delantera que jugó en Boca hasta 2015 y ahora lo hace en Santos de Brasil, donde es la goleadora del equipo, generó murmullos en la hinchada local cada vez que tocó la pelota, lideró casi todas las situaciones de peligro y dio dos asistencias.

El contraste con el partido de anoche también se notó en la logística. El equipo argentino llegó en barco la misma mañana del partido, jugó y se volvió enseguida. No hubo aviones chárter, ni concentración, ni hoteles. Pero las ventajas que dio con el poco descanso las suplió con el esfuerzo y el convencimiento de que van por el camino correcto, que tiene como objetivo la clasificación al Mundial de Francia 2019. La última competencia fue en los Juegos Panamericanos en 2015 en Toronto, cuando perdieron 2-0 contra Colombia y terminaron en la última posición del torneo, bajo el mando de Julio Olarticoechea. Una etapa que no quieren recordar.

El primer paso fue el correcto y la selección femenina comienza a resurgir de un olvido que nunca tendría que haber ocurrido. Ahora dependerá de la dirigencia acompañar con acciones el esfuerzo que ellas vienen poniendo. El resultado invita a ilusionarse. Que las mujeres argentinas vuelvan a ponerse al frente de la selección, también.

Comentarios
Cada comentario va ser revisado antes de ser aprobado.

Max

Min