Monseñor Aguer prohibió enseñar sobre el matrimonio igualitario en los colegios católicos platenses

sábado, 23 septiembre d 2017 a las 10:39 am.

ProvincialesRegionales

Monseñor Aguer prohibió enseñar sobre el matrimonio igualitario en los colegios católicos platenses

A través de un decreto, el arzobispo de La Plata criticó la enseñanza sexual en las escuelas, que “pretende negar las diferencias biológicas entre el varón y la mujer”

El arzobispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer, publicó un decreto en el que prohibió “expresamente” a los colegios católicos de esa ciudad hacer referencia a la “teoría de género y a los textos que la sostienen”.

“Hay que exponer con argumentos sólidos una crítica de esa teoría, hoy ampliamente difundida, que pretende negar las diferencias biológicas entre el varón y la mujer, de modo que los alumnos puedan discernir rectamente y no sean arrastrados por este error”, advirtió el sacerdote.

A través del decreto 096/2017, el arzobispo de La Plata destacó que “periódicamente llegan a este arzobispado quejas respecto de la transmisión de cuestiones esenciales en diversas asignaturas”, por lo que a través del documento estableció “orientaciones”, tanto para los colegios que dependen directamente de la Arquidiócesis de La Plata, como para los pertenecientes a congregaciones religiosas.

“En los colegios católicos los alumnos deben recibir una educación integral basada en la doctrina de la Iglesia, de modo que sean formados en la visión cristiana del mundo y adhieran a ella con el pensamiento y el afecto”, consideró Aguer. Y agregó: “La enseñanza religiosa escolar y la catequesis tienen como referencia doctrinal insoslayable el catecismo de la Iglesia católica y el compendio del mismo. Los textos y las explicaciones de los profesores y catequistas deben ajustarse siempre a aquellos instrumentos”.

En este sentido, Aguer advirtió que a los niños y jóvenes que concurren a las aulas bajo su órbita “se los ha de ayudar, asimismo, a que adviertan los errores y comportamientos desordenados que se difunden en la cultura vigente, para evitar incurrir en ellos”, dado que “en el Catecismo se encuentra también la enseñanza de la Iglesia sobre la sexualidad humana y sobre la justicia social”.

El prelado subrayó que “en lo que respecta a la Educación para el amor, la castidad, el matrimonio y la familia, sígase puntualmente lo que he establecido en El orden del espíritu en la sexualidad. Aportes preliminares al ordenamiento de la educación sexual en la escuela”.

Florencio Randazzo, candidato a Senador por Cumplir, fue uno de los que expresó su rechazo al decreto del arzobispo. “Es muy grave que Monseñor Aguer intente tapar el sol con las manos en contra de los avances producidos en Argentina”, escribió el ex ministro en su cuenta de Twitter, y señaló que presentarán una acción judicial “para frenar la prohibición” y “a favor de la libertad y la educación”.

Aguer ha acumulado fuertes críticas en los últimos años por otras polémicas frases, entre ellas, cuando consideró que los 30.000 desaparecidos en la última dictadura “son un número mágico”, o cuando afirmó que la pedofilia y los femicidios son “culpa del divorcio”. Además, se pronunció contra el “sentirse bien”, asociado con la práctica del yoga y los mandalas, y calificó a la masturbación como “animaloide”.

El texto completo del decreto

VISTO
Que en los colegios católicos los alumnos deben recibir una educación integral basada en la doctrina de la Iglesia, de modo que sean formados en la visión cristiana del mundo y adhieran a ella con el pensamiento y el afecto; y

CONSIDERANDO
Que me compete velar para que en los niños, adolescentes y jóvenes no se frustre la finalidad propia de la educación católica; y

Que periódicamente llegan a este arzobispado quejas respecto de la transmisión de cuestiones esenciales en diversas asignaturas;

por el presente documento establezco que tanto en los colegios que dependen directamente del Arzobispado de La Plata, cuanto en los pertenecientes a congregaciones religiosas, se observen, con toda fidelidad y diligencia las orientaciones que señalo en los siguientes acápites:

1. La Enseñanza Religiosa Escolar y la Catequesis tienen como referencia doctrinal insoslayable el Catecismo de la Iglesia Católica y el Compendio del mismo. Los textos que se usen y las explicaciones de los profesores y catequistas deben ajustarse siempre a aquellos instrumentos para mostrar a los alumnos, sin ambages, la verdad católica, con los métodos y actividades que correspondan a la edad de los educandos. Se les ha de ayudar, asimismo, con igual cuidado, a que adviertan los errores y comportamientos desordenados que se difunden en la cultura vigente, para evitar incurrir en ellos. En el Catecismo se encuentra también la enseñanza de la Iglesia sobre la sexualidad humana y sobre la justicia social, temas a los que se refieren los puntos que siguen.

2. En lo que respecta a la Educación para el amor, la castidad, el matrimonio y la familia, sígase puntualmente lo que he establecido en “El orden del espíritu en la sexualidad. Aportes preliminares al ordenamiento de la educación sexual en la escuela”. Prohíbo expresamente que en esta área tan delicada y bella se recurra como fuente de inspiración a la “teoría de género” y a los textos que la sostienen. En el momento oportuno hay que exponer con argumentos sólidos una crítica de esa teoría, hoy ampliamente difundida, que pretende negar las diferencias biológicas entre el varón y la mujer, de modo que los alumnos puedan discernir rectamente y no sean arrastrados por este error.

3. Las asignaturas referentes al orden social, político y económico, cualquiera sea el nombre que les atribuya el currículo oficial deben inspirarse en el Catecismo y en el Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, publicado bajo la autoridad de San Juan Pablo II el año 2004.

Espero de los Representantes Legales, Directivos, catequistas, capellanes y docentes el cumplimiento de estas disposiciones con sinceridad, prudencia sobrenatural y caridad.

Encomiendo a la Junta Regional de Educación Católica la inspección permanente, en el orden doctrinal y el pedagógico, de estas indicaciones, para que se asegure la plena identidad católica, tanto de las instituciones que se encuentran bajo su inmediata dependencia, cuanto de los colegios pertenecientes a congregaciones religiosas, cuyos alumnos, en cuanto tales, son fieles de esta Iglesia Particular.

Dos observaciones finales:
Lo que prescribo en este decreto vale, y con mayor razón podría decirse, para todos los Institutos Superiores de formación existentes en la arquidiócesis, sin excepción alguna.

De acuerdo a lo establecido por San Juan Pablo II en la Constitución Apostólica Fidei depositum, del 11 de octubre de 1992, el Catecismo de la Iglesia Católica es un instrumento válido y autorizado al servicio de la comunidad eclesial y como norma segura para la enseñanza de la fe. A ningún docente le está permitido transmitir lo contrario de lo que en él se contiene, y a su tenor debe juzgarse la validez y licitud de textos o apuntes ofrecidos o recomendados en uso a los alumnos.

Sin que obste nada en contrario.
Dado en nuestra Sede Arzobispal de La Plata, a catorce días del mes de septiembre del año del Señor 2017, fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz.
Decreto N° 096/ 2017

Comentarios
Cada comentario va ser revisado antes de ser aprobado.

Max

Min