La leche materna es el alimento ideal y el más completo para el bebé. Posee todos los elementos que necesita para crecer sano, previene enfermedades (digestivas, respiratorias) y forma un eficiente sistema inmunitario, sentando las bases para un desarrollo saludable.

En la Semana Mundial de la Lactancia Materna, una especialista repasa sus múltiples beneficios, no sólo por los nutrientes que aporta, sino también por la inmunización que se le transfiere al bebé.

«Recién en los últimos años se le ha dado a la leche materna la relevancia que realmente tiene y lo importante que es tanto para el bebé como para su mamá. Hoy sabemos que la leche materna contiene todos los nutrientes que un recién nacido requiere hasta los 6 meses de edad. Es el alimento más equilibrado porque tiene beneficios para su sistema inmunológico y su salud a largo plazo», considera Ivana Llenderozos, médica pediatra de Clínica Centro.

En relación a sus múltiples beneficios, la médica pediatra describe que para el bebé, la leche materna estimula su sistema inmunológico, favorece al crecimiento adecuado de boca y mandíbula, agudiza sus sentidos, previene enfermedades y refuerza el vínculo amoroso, brindando seguridad y confianza. Asimismo, el amamantamiento para las madres reduce el riesgo de cáncer de mama, útero y ovarios, osteoporosis, diabetes tipo II y ciertas enfermedades cardiovasculares. Cabe resaltar además que el contacto físico del niño con la madre durante el amamantamiento produce un reconocimiento mutuo, estableciendo entre ellos un fuerte lazo afectivo o «apego».

¿Hasta que edad es recomendable amamantar?

Sobre la base de las sugerencias brindadas por la Sociedad Argentina de Pediatría, la Dra. Llenderrozos recomienda que la lactancia materna sea la vía de nutrición exclusiva hasta los seis meses de edad, y que luego continúe hasta los dos años mientras se incorporan progresivamente otros alimentos.

«Es muy importante en todo este proceso el rol del pediatra acompañando a la madre. Los temores siempre están, fundamentalmente en una mamá primeriza, quien se siente llena de miedos. Le preocupa si su leche llenará al bebé, si será suficiente, si sirve, entre otros temores comunes. Frente a los mismos, los pediatras cumplimos un rol fundamental acompañando, asesorando y conteniendo a la mamá para llevar adelante una lactancia exitosa», concluyó la especialista.


Asesoramiento: Dra. Ivana Llenderrozos (MP 63847), médica pediatra de Clínica Centro.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.