Daniele De Rossi, de regreso a Italia tras su breve paso por Boca, estuvo de incógnito y disfrazado en el clásico de la capital entre la Roma y la Lazio en plena Curva Sur, el lugar del estadio Olímpico en el que están los hinchas más apasionados.

Con barba teñida, peluca, falsos anteojos y maquillaje profesional, De Rossi disfrutó sin generar interés a su alrededor del duelo del domingo entre Roma y Lazio (1-1).

Su pareja, Sarah Felberbaum, puso sobre la pista de lo sucedido al publicar en Instagram un vídeo con la velocidad acelerada mostrando los preparativos de la expedición.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.