Este jueves salieron a la luz nuevos videos que confirman la presencia de un onceavo sospechoso junto al grupo de rugbiers detenidos por el asesinato de Fernando Báez Sosa. Las imágenes lo muestran en el local de comida rápida donde Máximo Thomsen y Lucas Pertossi desayunaron luego de participar en el crimen a la salida del boliche Le Brique. También aparece caminando junto a los deportistas por las calles de Villa Gesell.

Este jueves salieron a la luz nuevos videos que confirman la presencia de un onceavo sospechoso junto al grupo de rugbiers detenidos por el asesinato de Fernando Báez Sosa. Las imágenes lo muestran en el local de comida rápida donde Máximo Thomsen y Lucas Pertossi desayunaron luego de participar en el crimen a la salida del boliche Le Brique. También aparece caminando junto a los deportistas por las calles de Villa Gesell.

En la primera grabación, que fue difundida en el programa Crónicas de la Tarde, por eltrece, se observa el ingreso al restaurente del joven en compñía de Blas Cinalli, de chomba gris, y de Lucas Pertossi, de chomba azul con rayas blancas.

El sospechoso Nº11 aparece detrás de ellos con una remera blanca. Entonces, Cinalli le da el buzo negro que lleva colgado en el hombro, y desde ese momento él comienza a trasladarlo por el local de la misma forma.

En tanto, una segunda cámara de video lo muestra mientras hace la fila para hacer su pedido. Allí se lo ve de espaldas, con zapatillas y jean negros el buzo colgado del hombro.

De acuerdo con la investigación, luego de comprar la comida el joven y Cinalli se retiraron del local, donde solo quedaron Thomsen y Pertossi. Esta situación se termina de comprobar con uno de los mensajes del grupo de WhatsApp de los rugbiers, en el que Cinalli confirma: «yo ya estoy en la casa con ‘Pipo'».

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.