El filicidio se produjo en 2018 en plena calle, entre dos autos estacionados. Cuáles fueron los argumentos de la Justicia.

En 2018 uno de los crímenes que generó mayor conmoción fue el de Victoria Martínez Gómez, de nueve años, que fue degollada por su madre Angélica Soledad Gómez entre dos autos en Flores. A menos de dos años del filicidio, la Justicia la sobreseyó y declaró inimputable, después de que una junta médica determinara que al momento del hecho no comprendió la criminalidad de sus actos.

El asesinato se produjo el 10 de octubre de 2018 en la zona de Terrada y Bacacay. Allí encontraron el cadáver de la menor y luego identificaron a la acusada del crimen, que quedó grabada por una cámara de seguridad. En la grabación se la ve llegar con la menor y luego retirarse en soledad. La asesinó entre dos autos estacionados, a ocho cuadras de su casa.

Ahora, tras su sobreseimiento, fue derivada del Programa Interministerial de Salud Mental Argentina (Prisma) que funciona en la cárcel de Ezeiza al hospital neuropsiquiátrico Braulio Moyano.

La medida la dictó el juez en lo Criminal y Correccional 20 Hugo Decaria, en una resolución en la que ordenó además que la fiscal Silvana Russi investigue la posible responsabilidad penal que pudieron haber tenido el marido de Gómez, Alfredo Martínez, y los médicos del Hospital Alvear por no haber internado a la mujer una semana antes del asesinato, lo que podría haber evitado el filicidio.

La mujer tenía antecedentes psiquiátricos, y una semana antes del asesinato los médicos que la trataban en el Alvear le diagnosticaron un cuadro de «depresión» y recomendaron su internación. Pero el marido se negó y se le dio un tratamiento ambulatorio. El magistrado indicó que «si la paciente presentaba indicadores de riesgo cierto e inminente se debió haber ordenado su internación involuntaria independientemente de la voluntad del esposo».

El juez la sobreseyó luego de meses de estudios psiquiátricos y a partir de las conclusiones a las que arribaron seis expertos del Cuerpo Médico Forense (CMF). La junta médica determinó en dos informes que «se considera como verosímil» que al momento del hecho «no tuvo capacidad de comprender ni dirigir sus acciones».

Advirtieron que «tiene un potencial suicida muy alto y carece de una adecuada continencia familiar», por lo que recomendaron «continuar con tratamiento psiquiátrico y psicológico» y con una «internación a puertas cerradas».

El crimen se produjo el 10 de octubre de 2018 alrededor de las 20.45 en la calle Terrada al 200, a dos cuadras de la estación Flores. Fue allí donde tras la alerta de los vecinos la policía halló el cuerpo de Victoria tapado con cartones y bolsas de residuos, entre dos autos estacionados.

La secuencia fue captada por cámaras de seguridad que muestran cómo Gómez llegó con su hija de la mano, se metió entre los dos autos y más tarde salió sin la nena. Después volvió y cubrió el cuerpo con elementos que sacó de un contenedor de basura.

La nena murió degollada por un cuchillo que la propia acusada descartó en el jardín de una casa de Yerbal y Condarco, esquina donde fue detenida mientras deambulaba. Ambas vivían a ocho cuadras de la escena del crimen, y la mujer se la había llevado con la excusa de que comprarían alfajores en una panadería.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.