Metió uno de los goles que valió el primer triunfo de El Porvenir en el Torneo Rexona, ante Lanús. Se abrazó, lo dedicó, festejó, declaró y al otro día se le prendió fuego el Instagram.

La historia mediática de Magalí Aguirre comenzó con un video viral en el que anunciaba «asado y gira» para celebrar esa victoria histórica de su equipo a la que había contribuido. La historia de amor por el fútbol, que pocos de los que replicaron ese video se habían preocupado por conocer, empezó mucho antes.

«Fue todo una locura. Estaba re contenta y qué se yo, dije cualquier cosa. No me esperaba que apareciera el video, creí que ni en pedo lo iban a subir. El día después del partido me levanté como a las tres de la tarde, porque estaba re cansada. No salí, ni nada, pero me acosté tarde. Cuando me desperté tenía cantidad de mensajes, un montón de seguidores nuevos y etiquetas en Instagram. Yo dije ¿qué onda? Y cuando lo vi dije nooo, la puta madre. No lo podía creer«, le contó la defensora de El Porve a Junín24 Fútbol Femenino.

Magui Aguirre no tiene que dar explicaciones a nadie. Fue feliz y lo expresó sin ese cassette que suelen ponerse los jugadores de su misma disciplina a la hora de enfrentar una cámara de televisión. Aceptó la repercusión y a otra cosa, porque a su equipo le quedan asuntos más importantes por resolver que detenerse a pensar en por qué dijo lo que dijo: «El video está editado porque dije muchas cosas, pero nada de alcohol porque si no me matan. En el club se lo tomaron bien, porque habíamos ganado y fue una alegría para todo el equipo», dijo.

«Cuando me desperté tenía cantidad de mensajes, un montón de nuevos seguidores y etiquetas en Instagram»

Y agregó: «No me dijeron nada malo. Se cagaron de risa. Aparte ya saben que yo soy re loca. Imaginate que ni salgo. Y si lo hago, la paso re bien, pero no es algo que acostumbro a hacer. Yo estaba re feliz y si alguien me llega a decir algo malo me chupa un huevo. Que piense lo que quiera».

En cinco minutos, la defensora de El Porve ya había dejado clarísimo que era mucho más que ese video que se volvió viral, que pocas cosas la hacen tan feliz como jugar a la pelota y que le sobra el carácter, más allá de sus 18 años, para ponerle el pecho a la que venga: adentro o afuera de la cancha.

Otra de las imágenes que tomaron dimensión tras aquel triunfo de su equipo 2-1 ante Lanús, por la decimoquinta jornada del Torneo Rexona de Primera División, fue la celebración de su gol con baile incluido, ante la mirada atenta de Brian Sarmiento, actual jugador de All Boys. «El gol se lo dediqué a mi papá, que estaba al lado. Y el bailecito se lo dediqué a Brian, que me había ido a ver. Yo le había dicho que la iba a meter y que si lo hacía iba a hacer el baile ese que hace él. Lo conozco de Banfield», reveló.

Fue precisamente en El Taladro que Magalí Aguirre se inició como futbolista en AFA y es por eso que guarda un cariño muy especial por el equipo que actualmente milita en la Primera B de nuestro fútbol femenino. «Soy hincha de Boca, pero desde chica que jugaba en Banfield, iba a la cancha. Tengo un sentimiento grande por Banfield. El día que se me de la posibilidad voy a volver a defender esos colores», aseguró.

Y agregó: «Dejé el club porque se me dio esta posibilidad de jugar con El Porve en Primera. Para mí es un logro, porque tengo 18 años y ya es un montón poder jugar contra tan grandes equipos. Cuando se me dio esta oportunidad la tomé muy contenta. Sigo mucho a las chicas de Banfield por las redes sociales. Sé que hicieron una muy buena primera etapa. Ojalá puedan ascender. Me pondría muy contenta por ellas».

«Para mí es un logro a los 18 años poder jugar contra tan grandes equipos»

Aunque desde AFA se instalara la idea de hablar de una Primera División profesional, algo que muchas veces solemos replicar desde los medios de comunicación sin parar la pelota, la realidad marca que del dicho al hecho todavía queda mucho camino por recorrer. Como jugadora de uno de los equipos más humildes que hoy por hoy tiene el Torneo Rexona, la defensora lo vive en carne propia.

«La verdad que se habla de profesionalismo pero todavía falta mucho. Recién está arrancando a ser semiprofesional. Faltan muchas cosas para que podamos lograr la igualdad por la que tanto luchamos. En El Porve lo vivimos bien, tuvimos algunos inconvenientes fechas atrás que se pudieron solucionar. Los dirigentes nos están acompañando muy bien. Estamos contentas, pero para hablar de profesionalismo falta muchísimo. Ojalá el día de mañana yo diga que puedo vivir de esto. A veces te cansás de luchar por cosas que en realidad nos tendrían que pertenecer porque son nuestros derechos«, aseguró Magalí Aguirre.

En el camino, quedan equipos heridos, golpeados por resultados que marcan la desigualdad que se está viviendo hoy entre aquellos clubes que más tienen y aquellos que hacen malabares para poder pagar los ocho contratos profesionales que exige AFA. En la última jornada del campeonato de Primera División, la victoria de Boca 16-0 recorrió el país como una noticia de color en la mayoría de los diarios y portales. Pero fueron pocos los que se pusieron a pensar en las vencidas.

«Las chicas de Excursio deben estar destrozadas. Lo que haría es levantar la cabeza, seguir entrenando y luchando por hacer lo que me gusta, que es esto»

«Es muy difícil poder competir de igual a igual contra algunos equipos. Es muy difícil anímicamente que pase una goleada así. No sé cómo lo habrán manejado las chicas de Excursio, debe ser horrible. Nosotras contra la UAI jugamos y perdimos 6-1. Supimos manejarlo en el primer tiempo, después en el segundo entraron Larroquette y otras jugadoras titulares y se nos fue de las manos. No se puede competir contra esos equipos porque ya vienen trabajando desde hace muchísimo tiempo, tienen otras condiciones. Me pongo en el lugar de las chicas de Excursio y deben estar destrozadas. Yo lo que haría es levantar la cabeza, seguir entrenando, luchando por hacer lo que me gusta que es esto. El día de mañana todo se va a igualar y el fútbol femenino va a ser más competitivo», manifestó al respecto Magalí Aguirre.

Además, la jugadora de El Porvenir remarcó que para que este realidad pueda cambiar es importante el compromiso de todas las jugadoras, incluso de aquellas que hoy atraviesan una mejor situación en sus clubes: «Ojalá las jugadoras de esos equipos que hoy están en mejores condiciones no den nunca un paso al costado de la lucha. Que vean lo que realmente pasa en los equipos más chicos. Yo creo que hasta ahora ninguna lo ha hecho y espero que no pase. Muchos equipos grandes nos han ayudado en su momento y ojalá siga siendo así».

SELECCIÓN Y OTROS SUEÑOS

Con 18 años, Magalí Aguirre ya puede decir orgullosa que defendió la camiseta de la Selección Argentina. Le llegó la oportunidad de integrarse a la Sub-20, cuando todavía era jugadora de Banfield, y espera pronto volver a repetir.

La lista de sueños de la defensora de El Porve es grande y es muy consciente de que dependerá de ella empezar a hacerlos realidad: «Hay mucha competencia, pero creo que si te lo proponés y entrenás para eso en la Selección ven el esfuerzo de cada jugadora. Yo tengo fe en que algún día voy a volver y a poder demostrar todo lo que sé defendiendo los colores que más amo, que son los de Argentina. Alguna vez me gustaría poder jugar afuera, pero todavía soy chica. También jugar en Boca, que es el club del que soy hincha. Sería un sueño para mí».

Por Juani Portiglia

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.