Tenía el cordón de su campera alrededor del cuello. La versión oficial apunta a un suicidio, pero la familia sostiene que la asesinaron.

Una mujer de 39 años que estaba detenida por violar la cuarentena desde el domingo en una comisaría de San Luis fue encontrada ahorcada en su celda. El cuerpo de Florencia Magalí Morales tenía un cordón alrededor del cuello, atado a la bisagra superior de la puerta.

El domingo cerca de las 9 de la mañana Morales circulaba en su bicicleta por una avenida cuando la interceptó un efectivo de la policía. Como su DNI tenía terminación impar y según las disposiciones locales vigentes no estaba habilitada para estar en la calle ese día, le informaron que iban a abrirle una causa. En ese punto de la historia es donde empiezan a abrirse las versiones.

Según el parte policial, al ser notificada de que iba a ser detenida por incumplir el aislamiento social y preventivo decretado por el Gobierno, Morales «intenta darse a la fuga forcejeando con dos policías de guardia y rasguñando en la mano a un tercero”. De esta manera agravó su situación y se dio inicio a una nueva causa por resistencia a la autoridad y lesiones.

Unas horas después la encontraron muerta en su celda, ahorcada con el cordón de la capucha del buzo que llevaba puesto. El resultado de la autopsia confirmó que murió por asfixia mecánica y, siempre en base al relato oficial, se apuntó a un suicidio.

Sin embargo, la familia de la joven muerta desconfía de esa versión y pide que se investigue un homicidio. Andrea Morales, su hermana, en las redes sociales señaló por su posible responsabilidad a un agente de la comisaría donde la tenían detenida y lo acusó de encubrir lo que ocurrió. «¿Cómo no la van a revisar y a sacarle los cordones de la ropa?», cuestionó la mujer, descartando que se hubiera quitado la vida.

Morales estaba bajo tratamiento psicológico después de atravesar un divorcio conflictivo y tenía una hija procesada en junio del año pasado, sospechada de haber asesinado a su hija (nieta de Morales).

Mientras tanto, Asuntos Internos investiga a los policías que estuvieron de guardia a la hora que se encontró el cuerpo de la mujer y el expendiente por averigüación de las causas que la llevaron a la muerte recayó en el mismo juez que tenía su causa por desobediencia y lesiones, el magistrado Jorge Pinto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.