El hecho ocurrió alrededor de las 16.40, cuando agentes de la Prefectura Naval Argentina (PNA) se encontraban en la calle Colón, entre Belgrano y Moreno, de la mencionada ciudad de la provincia de Santa Cruz, en la Patagonia Argentina.

Un suboficial de la Prefectura Naval fue asesinado este viernes de un balazo en la axila mientras realizaba controles vehiculares en el marco de la cuarentena obligatoria en la ciudad santacruceña de Puerto Deseado, y el agresor murió minutos después de tirotearse con policías y de tomar como rehén a una persona en una plaza, informaron fuentes policiales.

El hecho ocurrió alrededor de las 16.40, cuando agentes de la Prefectura Naval Argentina (PNA) se encontraban en la calle Colón, entre Belgrano y Moreno, de la mencionada ciudad de la provincia de Santa Cruz, en la Patagonia Argentina.

En esas circunstancias, un joven que fue identificado por la Policía como Pedro Espinoza se acercó al control caminando, tomó a un prefecto por la espalda y le efectuó un disparo con un arma que colocó debajo de su axila, informaron a Télam voceros policiales.

El suboficial de la PNA, identificado como Ricardo Soto, cayó al suelo gravemente herido, mientras Espinoza huyó del lugar a la carrera, antes de que los uniformados que acompañaban a la víctima pudieran detenerlo.

Soto fue trasladado de inmediato al hospital de Puerto Deseado, donde ingresó en grave estado a la sala de terapia intensiva y falleció a los pocos minutos a raíz de la herida de bala recibida.

En tanto, el agresor se dirigió hacia la estación de trenes de Puerto Deseado, desde donde realizó algunos disparos hacia los efectivos que lo perseguían, quienes repelieron la agresión, por lo que se originó un breve tiroteo.

Posteriormente, el joven ingresó a la casa de una familia pero fue sacado por los moradores de la vivienda, por lo que luego escapó hacia un gimnasio situado en la calle lateral del juzgado de instrucción local.

Fuentes policiales informaron que después Espinoza se dirigió a una plaza, en donde tomó de rehén a una persona.

Hasta allí llegaron efectivos de la Policía de Santa Cruzy prefectos vestidos de civil, por lo que lograron encerrarlo y el agresor soltó al rehén, para huir hacia otra plaza contigua.

En ese lugar comenzó a dispararles nuevamente a los agentes, hasta que se le trabó la pistola y volvió a arremeter contra los uniformados, pero en esas circunstancias los policías lograron balearlo y finalmente murió en el lugar.

Los efectivos secuestraron entre las pertenencias del delincuente un arma de fuego calibre 11.25 con 7 cartuchos, que será sometida a las pericias correspondientes, mientras los investigadores realizaban una inspección ocular desde el lugar donde fue asesinado el prefecto.

Interviene en la causa el juez Oldemar Villa de Puerto Deseado.

Fuente: La Voz

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.