Las peluquerías, que tuvieron que cerrar al público por la alarma y la preocupación mundial que generó el coronavirus, podrían volver a trabajar bajo una nueva metodología.

Estos establecimientos están dentro de los comercios que la Junta de Andalucía ha planteado que reabran. Para volver a la actividad, el Gobierno andaluz establece que los trabajadores se sometan a un reconocimiento médico “previo al reingreso” en su puesto de trabajo. Es decir, que usen regularmente barbijos para evitar el contagio del virus.

Un protocolo que podría llegar a la Argentina
Entre los requisitos que se establecieron en España, el peluquero debe recibir una formación específica sobre “higiene y prevención de posibles contagios por coronavirus”.

Por otro lado, las peluquerías y centros de estética no podrán tener el aforo completo, para lo que desde la Junta se recomienda que se recurra a la cita previa. “Tanto el profesional como el cliente deben usar protección adecuada”, indica el documento que ha enviado la Junta al Gobierno central. Eso implica que ambos deberán llevar mascarilla y el peluquero, además, una pantalla facial protectora.

Además, en la puerta de entrada de la peluquería o salón de belleza deberá haber gel hidroalcohólico para que los clientes se desinfecten las manos a la entrada y la salida. Y solo se usarán guantes parta las sesiones específicas de peluquería, aunque, aun en estos casos, se deberá lavar luego las manos.

La Junta indica que se “usará preferentemente material de un solo uso”. Si esto no es posible, “se extremarán las medidas higiénicas de los utensilios”.

Si queres recibir a diario las noticias de Junin24 en tu celular, envianos un mensaje de Whatsapp al 2364695729 con la palabra ALTA y agendanos como contacto.