Este miércoles 7 de mayo se conmemoraron los 101 años de la llegada al mundo de Eva Perón, nacida en Los Toldos en 1919 y radicada desde los 11 años en Junin, donde pasó su adolescencia y egresó de la educación primaria en la Escuela 1.

En todo el país tuvieron lugar diferentes reivindicaciones a su memoria, reformuladas a causa de la cuarentena, pero la que llamó especialmente la atención, al punto de volverse viral en las redes sociales, fue la misa que se dio en Barracas.

El sacerdote Lorenzo de Vedia, párroco de la Iglesia de Caacupé, en la Villa 21-24, hizo un Ave María y dio paso después al pedido de intercesión de la Virgen María, bajo la Advocación de la Virgen de los Milagros de Cascupé, y «Santa Evita, Jefa Espiritual de la Nación y del Pueblo Argentino».

Esta misa generó reacciones encontradas, amores y odios. Claro que no han sido muchos los que repararon en la situación que se está viviendo en las villas de la Ciudad de Buenos Aires ante la propagación de la pandemia de coronavirus. Y entonces, ¿quién puede juzgar la fe de quienes están desamparados por el Estado?

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.