PARIS, FRANCE - JUNE 06: Aldana Cometti of Argentina poses for a portrait during the official FIFA Women's World Cup 2019 portrait session at Melia Paris La Defense on June 06, 2019 in Paris, France. (Photo by Elsa - FIFA/FIFA via Getty Images)

Aldana Cometti, jugadora de la Selección Argentina y flamante incorporación del Levante español, aportó un punto de vista particular sobre el camino que en nuestro país queda por recorrer para pasar de la incipiente semiprofesionalización a un fútbol femenino verdaderamente profesional. En su opinión, no es el salario -pese a ser indispensable- el que marca la pauta sino la complementación real de voluntades de dirigentes, jugadoras, cuerpos técnicos y la federación madre -en este caso AFA- en función de perseguir un mismo objetivo.

«Es trabajo de todos. Si el club me paga un sueldo, ya no tengo que trabajar. Entonces qué hago durante todo mi día para rendir de la mejor manera en dos horas de entrenamiento. Es un tema de mentalidad. Hay que enlazar, ir de la mano para crecer. El sueldo te da la tranquilidad de no tener que salir a laburar para vivir. Entonces, utilizá tu tiempo y tu dinero para ir a un gimnasio y mejorar tu fuerza, tu resistencia y todo lo que haga falta; los horarios de descanso utilizalos; si tenés que comer algo sano en vez de una hamburguesa o una pizza, hacelo. Porque eso va a mejorar tu rendimiento. Hablo desde lo que yo quiero hacer y lo que tengo en la cabeza respecto a qué es ser profesional», expresó en diálogo con el programa Sacá del Medio, de FutFemProf.

Y agregó: «Si yo soy profesional puedo exigirle al club que sea profesional y no va a tener nada que decirme. Pero si yo no descanso bien, no mejoro en el gimnasio más allá de lo que es el entrenamiento, el club me va a decir que yo estoy pidiendo pero no estoy dando, que en la cancha no rindo por lo que me están pagando. La profesionalización implica que una puede exigir más, pero también que le van a exigir más«.

Aldana Cometti hizo su debut en Primera División defendiendo la camiseta de Independiente, tuvo un brevísimo paso por River y terminó de explotar en Boca todo el potencial que la llevó a jugar en el exterior. Primero con Granada, en el ascenso español, después en Atlético Huila de Colombia con el que conquistó la Copa Libertadores en 2018, y después de regreso a España, pero ya para jugar en Primera División con el Sevilla y recientemente vinculándose al Levante, donde compartirá equipo con Estefanía Banini.

Pera antes de dar inicio a ese vertiginoso recorrido que lleva realizado con tan solo 24 años jugó también al hockey y aseguró que allí forjó algunos de los valores que en la actualidad la destacan como deportista profesional de alta competencia. «Tuve la suerte que en mi casa me inculcaron el valor de la disciplina. También jugué muchos años al hockey, que justamente no es un deporte profesional en Argentina, pero nos trataban como tales. Me enseñó a ser profesional. Más allá que todas pagábamos la cuota social del club para poder jugar, teníamos obligación de ir a entrenar. Eran dos por semana. Tuve una entrenadora que nos decía si vos faltás un día, el primer tiempo no lo jugás. Si vos faltás los dos días, venite de civil porque vas a estar en la tribuna«, recordó.

Y agregó: «Esas dos horas, dos días por semana, había que ir a entrenar. No había otro justificativo. El que no nos aceptaban nunca era tener que estudiar. Nos decía a vos un examen no te lo dicen al día anterior. Tenés una semana mínimo para prepararlo. Por entrenar dos horas no vas a ver afectado el estudio. Y también me inculcaron que cuando vos no estabas, venía una de las más chicas y jugaba en tu puesto. Entonces tenías esa presión de decir si yo no entreno va a venir una pendeja y va a ocupar mi lugar. Ahí entraba a jugar el orgullo, el ego, la moral de decir una pendeja a mí no me va a sacar el puesto«.

Por esa manera de pensar, por el compromiso que traslada a cada partido y la pinta de pies a cabeza, Aldana Cometti se constituyó, más allá de su juventud, en una de las referentes del seleccionado argentino. Desde ese lugar, trata de contagiar el mensaje: «Hay que ser responsable y pensar lo que una quiere ser. Si yo quiero jugar al fútbol, irme a jugar al exterior, estar en los mejores equipos, jugar en la Selección, tengo que hacer determinadas cosas. Sacrificio, entre comillas, que al final no lo es porque es lo que una quiere hacer. Siempre trato de transmitir a las más chicas de tener esa disciplina de saber lo que quieras ser, pese a los tropiezos y las caídas».

Su sacrificio y el de un grupo de jugadoras con hambre de trascender fue el que le dio fuerza a la voz que comenzaría a romper con el desintirés de las dirigencias que tenían relegado al seleccionado femenino al último lugar de las prioridades. «Había que dar un golpe en la mesa. Eran muchos años primero sin técnico, después necesitando mejorar. Es más fácil exigir cuando una da. Y nosotras queríamos eso, tener entrenamientos, exigencias, competir, ser disciplinadas. Y pedíamos lo mismo de parte de AFA. Al no recibirlo, tuvimos que hacer el paro. Las cosas empezaron a cambiar», expresó en relación al primer plantón.

Y la lucha continuó: «No fue suficiente y volvimos a dar otro golpe que fue en la Copa América cuando hicimos el gesto de Queremos ser escuchadas. Fue el momento de decir es ahora. Por suerte ganamos ese partido, clasificamos al repechaje de un Mundial y ahí empiezan a cambiar las cosas. Chiqui Tapia ya se empieza a acercar a nosotras, empezamos a ser reconocidas como una parte de AFA. Nosotras habíamos dado y les tocaba a ellos. A veces en Argentina pasa ese tira y afloja de querer que primero de el otro. Pero alguien tiene que empezar».

Tras un Mundial en el que pese a no pasar de fase de grupos se dieron el lujo de competir de igual a igual con potencias como Japón e Inglaterra; además de regalarle al país la remontada histórica ante Escocia logrando igualar un partido que las había tenido abajo 3-0, hubo nuevas exigencias que pasaron por pedir ser parte de las Fechas FIFA, las jornadas de partidos amistosos internacionales dispuestas por el ente rector que son claves para obtener rodaje. «Da la casualidad que este año teníamos todas programadas excepto la de marzo, por el Sudamericano Sub-20. Entonces da bronca, porque ellos hicieron el trabajo de conseguir Fecha FIFA, que es lo más importante para estar en competencia. Y también hay que ser conscientes que no alcanza solo con ir, porque si no somos lo suficientemente profesionales para competir a ese nivel no podemos exigir después pasar de ronda en un Mundial», aseguró Cometti.

CICLO NUEVO, ILUSIONES RENOVADAS

Tras desvincularse del Sevilla y ser anunciada oficialmente como fichaje del Levante, Aldana Cometti ya ha comenzado a entrenarse en el campo con su nuevo equipo; otra realidad que todavía parece lejana para nuestro fútbol argentino.

La defensora le dijo a FutFemProf estar muy entusiasmada con la vuelta al trabajo, que a la vez es el juego que ama, y con lo que cree que su equipo puede dar en la Primera Iberdrola: «Para mí es muy lindo poder volver a entrenar, a tocar la pelota. También por haber llegado a un club nuevo y empezar a conocerme con mis compañeras, a familiarizarme con el estilo de juego de la entrenadora. Tengo la suerte de compartir equipo con La Enana, Estefi (Banini) que me ayuda mucho en la adaptación. Como club, con Levante nos estamos preparando muy bien. Creo que se aprovechó el mes y medio. Cuando arranque la pretemporada estaremos mejor, más preparadas y adaptadas al toque de la pelota. Confío en que cuando inicie la liga vamos a estar de la mejor manera «.

QUIÉN PUDIERA SER BOCA

Lejos de olvidarse del club que la catapultó al fútbol del exterior, Cometti dijo que le gustaría regresar a Boca algún día y poder retribuir lo que hicieron por ella: «Siempre dije que me encantaría poder jugar en Argentina. Me siento el jugador que dice me voy a retirar en el club que me vio nacer y todo eso. Pero de verdad, me gustaría jugar en Boca porque es el que realmente me apoyó, me ayudó, me acompañó y siempre me abrió las puertas. Entonces siento que le debo al club estar más tiempo ahí. Jugar otra Libertadores, llevarlo a ser más grande de lo que es».

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.