El aislamiento social, preventivo y obligatorio a raíz de la propagación del COVID-19, hizo que los chequeos médicos de rutina disminuyeran. Además del miedo que da a las personas acudir al médico por la amenaza del virus, el sistema sanitario se encuentra limitado porque se entregan menos turnos, tiene una capacidad edilicia menor -acorde a los protocolos de la pandemia- y muchos de los profesionales fueron destinados a combatir el COVID.

En el sector privado, algunos profesionales aseguraron al diario Clarín que hay «una reducción de la `máquina sanitaria´ que oscila entre el 25% y el 75%, en comparación a la prepandemia».

Hay grandes demoras para conseguir turnos, entre el doble y el triple que antes de la pandemia y gran cantidad de especialistas fueron reasignado a “tareas Covid”.

Maximiliano Leiva, gerente general de los Centros Ambulatorios de Swiss Medical dijo al diario que hoy hay “dermatólogos con tareas reasignadas, como podría ser la carga de datos de pacientes de coronavirus, para lo que hay que tener conocimientos médicos”, y explicó que “las prácticas y consultas de disciplinas que ‘pueden esperar’ están reducidas un 75% respecto de como era normalmente”.

Leiva consideró que se trata de un “cuello de botella” del sistema: “Hasta hace un mes, la demanda estaba restringida. Había poca oferta, pero la gente tampoco se animaba a venir. Esto cambió por la mayor apertura y las demoras pasaron de 10 a 25 o 30 días”.

Expuso además que los protocolos limitaron la atención a gran cantidad de pacientes: » Si antes se atendía a 100 pacientes, ahora a 25, ya que el protocolo impide tener mucha gente en sala de espera. Es decir que se combinan el fenómeno de los recursos humanos, el tema edilicio y el distanciamiento social”.

Por su parte, Pablo Pratesi, jefe de Terapia Intensiva del Hospital Austral, explicó la gente tiene miedo al contagio y decide no acudir a los médicos. «Estamos operando más peritonitis y menos apendicitis. Es decir, más urgencias. La gente no viene por miedo al contagio, pero también hay una limitación en las camas. El quirófano está libre, pero no tengo cama de terapia para el después. La saturación de camas es enorme, acá y en todas partes”, relató.

Pratesi señaló que hay decenas de pacientes que desde el verano esperan concretar una cirugía programada, ginecológicas, o una traumatológica. Son intervenciones pueden esperar porque no son urgencia.

Si queres recibir a diario las noticias de Junin24 en tu celular, envianos un mensaje de Whatsapp al 2364695729 con la palabra ALTA y agendanos como contacto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.