Entre 1998 y 1999 la popularidad de la uruguaya Natalia Oreiro se disparó por las nubes en Argentina gracias al éxito de la novela Muñeca Brava y su emblemático personaje: La Cholito, una piba de barrio que se escapaba cada vez que podía a jugar a la pelota y que según ella misma contaría después se inspiró en La Raulito, emblemática hincha de Boca.

Con la retransmisión de la novela en Rusia, allá también se convirtió en una estrella cuya popularidad perdura hasta hoy. No por casualidad le tocó entonar United by Love, uno de los himnos del último Mundial de fútbol masculino.

Este sábado, en diálogo con Pibas con Pelotas, la actriz y cantante uruguaya recordó cómo fue que dio vida al personaje de La Cholito, que considera ha servido de gran inspiración para muchas mujeres que también querían ser futbolistas y se encontraban invisibilizadas.

«El personaje de la Cholito en Muñeca Brava marcó, no sólo mi profesión y vocación, sino también un momento de mi vida. Sé que fue referente para muchas chicas que querían jugar al fútbol. Años atrás de Muñeca Brava, me impactó mucho la película de Marilina Ross sobre La Raulito. Propuse que la Cholito tuviera mucho que ver con ese personaje», explicó.

Hicha de Rampla Juniors, equipo del que su padre es actualmente gerente ad honorem, contó que desde muy chica ha sentido enorme atracción por todos los deportes, a la vez que valoró cómo otro de sus personajes, el de La Monita, sirvió para romper con otro erróneo preconcepto -por suerte cada vez menos instalado- en relación a las mujeres y el deporte.

«Entrenando con la Tigresa Acuña pude sacar el prejuicio de que una mujer que participa de deportes como el boxeo no puede ser femenina. Ella es superfemenina y eso quise mostrar en el personaje de La Monita, en Sos Mi Vida», aseguró.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.