Este lunes tendrá lugar una manifestación nacional por parte de los trabajadores de las agencias de turismo para reclamar, entre otras cosas, la eliminación del impuesto solidario del 30 por ciento y de la retención del 35 por ciento a cuenta del impuesto a las ganancias para la compra del dólar ahorro y las compras en el exterior. En Junín, esta marcha tendrá su reflejo desde las 11 de la mañana, convocada por Agencias Unidas, con punto de encuentro en la Fuente del Milenio.

Junín24 pudo dialogar con dos empresarios del sector que coincidieron al plantear el estado de emergencia de una actividad que a causa de la pandemia de coronavirus lleva ya seis meses inoperante y que ahora se ve asfixiada por una nueva carga impositiva.

Sebastián Clavera es dueño de JunínTur, una empresa familiar que iniciaron sus padres hace 45 años y que desde hace 15 lo tiene plenamente involucrado. En la actualidad, aseguró que se encuentra viviendo del ahorro, como la amplia mayoría de los trabajadores y empresarios de un rubro que viene de una seguidilla de años que han sido duros y que peligra ahora que el coronavirus los ha obligado a parar.

«Los años 2018 y 2019 no fueron nada buenos para el turismo, porque hubo devaluaciones, caídas del consumo y en la facturación de las empresas. A finales de 2019 aparece el Impuesto País, del 30 por ciento sobre lo que se cobra a los pasajeros. Después de todo eso, y con lo mal que estaba todo, aparece la pandemia en Argentina y en el mundo. El Estado se comprometió a ayudarnos, como a todos los sectores de la economía, para tratar de salir adelante. Lo que pasa es que hasta ahora la única ayuda concreta que hubo fue la ATP (Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción) y lo que hace tiempo que venimos pidiendo es que se declare la ley de emergencia del turismo, que está sancionada desde hace un par de semanas pero todavía no entró en vigencia», detalló.

Y agregó: «El impuesto del 35 por ciento llega ahora como la gota que rebasó el vaso en un contexto que no te permite tener un panorama claro de lo que va a suceder. Vengo diciendo que cuando nosotros logremos reactivar el turismo, vamos a estar recaudando para el Estado. Vamos a trabajar como empleados estatales ad honorem, recaudando un 70 por ciento a la vez que vamos a estar completamente endeudados».

Maximiliano Scotto es dueño de Congo Travel, una joven agencia unipersonal que lleva dos años en el mercado y que está principalmente orientada al público educativo y el miniturismo. Lamenta que al ahogo que les ha generado los seis meses en pausa se sume ahora una nueva carga impositiva, a la vez que espera que pueda aprobarse pronto un protocolo que permita que empiece a reactivarse la actividad.

«Seguimos esperando protocolo, que se regularicen las leyes que han salido en cuanto a la emergencia turística. Con el dólar se nos viene complicando cada vez más. No hay tantas facilidades como había antes para que la gente pueda vacacionar. La parte internacional está quedando para muy pocos. Ahora se están agregando muchos más impuestos que hacen que los pasajeros que quieran ir al exterior terminen pagando un paquete el 70 por ciento más caro de lo que vale realmente, por impuestos y gastos administrativos. Así se hace muy difícil poder vender», explicó.

En Junín, las agencias ya han recibido el permiso necesario para abrir sus puertas y comenzar a funcionar. El problema es que, por el contexto actual, no hay manera de vender y muchos han preferido igualmente continuar cerrados. Y quienes abren, lejos de poder vender deben dedicarse a reprogramar vuelos o devolver a sus clientes el dinero de viajes que quedaron aplazados.

«En cuanto al Municipio, obviamente hemos estado hablando con la dirección de Turismo y otros representantes. Nos han habilitado a trabajar y demás. Pero seguimos en la misma. De qué me sirve estar abierto si no puedo sacar un micro de pasajeros para hacer turismo porque no están dados los protocolos. No pedimos nada más ni nada menos que trabajar. Obviamente cuidando la sanidad de los pasajeros y cuidándonos a nosotros mismos», dijo Scotto.

«Hace un mes y pico atrás salió un Hot Sale de Aerolíneas Argentinas que generó un poco de movimiento y se vendieron algunos pasajes. Pero mucha gente compró para esta fecha y está todo cancelado. O sea que compramos problemas. De marzo a ahora, nuestro trabajo se limitó a atender clientes para reprogramar viajes o gestionar devoluciones. El panorama es tan incierto que tenés que estar todo el tiempo viéndolo con el pasajero, buscándole fecha. Lo poco que se ha vendido son aéreos para 2021, con posibilidad de cambio sin costo», expresó Clavera en relación al excaso movimiento que ha tenido el sector en los últimos meses.

A las preocupaciones con las que hoy les toca lidiar, las mismas por las que esperan empezar a encontrar respuestas favorables a partir del reclamo de este lunes, se le suma otra que se vislumbra, amenazante, en el futuro cercano: la posibilidad de que para el período de vacaciones de verano todavía haya cuarentena en Argentina y restricciones a los vuelos internacionales.

«Cuando esto empezó en marzo no sabíamos que se iba a dilatar tanto. De por sí, la temporada de invierno la perdimos. Por lo que está hablando el ministro de Turismo Matías Lammens, la temporada de verano va a estar. Están armando protocolos, en la costa ya lo están haciendo. Esperemos que podamos llegar a esa fecha con la mayor seguridad posible, más que nada para los turistas», manifestó Scotto.

«Todavía no están claros cuáles van a ser los protocolos para ingresar en cada lugar. Del turismo que se hospeda en Mar del Plata va a ser la mitad. Tiene que haber unificación de protocolos en las provincias. Yo, por ejemplo, tengo grupos de pasajeros que van de Neuquén a Río Negro… Entonces, por ahí pueden entrar a una provincia y a otra no. Como ese hay un montón de casos que todavía lo hacen imposible», dijo Clavera.

Y concluyó: . «Se está trabajando sobre un protocolo, pero estamos lejos. Supuestamente, la semana pasada se iban a reactivar los vuelos de cabotaje, pero supeditado a que las provincias aceptaran ingresar vuelos. Hay muchas que no aceptan, entonces no sé qué es lo que se va a reactivar. La verdad que nada está claro«.

1 COMENTARIO

  1. Todos quieren verde pero pocos los generan, basta de subvensionar los viajes al exterior. Si no generas verdes pagalos de manera que no complique nuestra economia diaria.
    Todos deben replantearse su situacion, a mi me paso con los tarifazos de energia, tuve que volver a empezar. No fui a molestar los demas o a diseminar un virus, me remangue y empece de nuevo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.