Por Javier Mattioli

Director de la Escuela de Teatro, Integrante del Centro Cultural Dada

Hola a todas/os, antes de comenzar con esta nota quiero dedicar el primer párrafo a quienes de modo sincero y desinteresadamente se han podido comunicar de manera privada conmigo, ya sea por el mail [email protected], por mi Instagram o Facebook, sumando también las redes del FRTODOSJUNIN.

Sus cálidas palabras, sus consejos, sus propuestas, las he tomado para poder transcribirlas en estos textos y llevar adelante un espacio de encuentro real donde la voz de cada una/o de ustedes pueda ser compartida con el resto de la comunidad. Salieron temas como los cuidados, el alto número de contagios, los horarios de comercio, la vuelta a clases; también escribieron por el medio ambiente y la falta de conciencia en la clasificación de residuos, la desinformación en las redes junto a las “fake news”, por la importancia de la credibilidad, por la el deseo de trabajar, por los animales en situación de calle, entre otros. Todos serán tratados con el mayor de los respetos y atendiendo el cuidado que ameritan. No puedo dejar de mencionar además un tema solicitado que tiene que ver con las condolencias hacia todos los familiares de las/os fallecidos por covid-19, vecinos con nombre y apellido que merecían el mayor de los cuidados de cada uno de nosotros como sociedad, desde aquí que en paz descansen de todo corazón.

Hoy quiero dejar de estigmatizar una frase que por mucho tiempo nos marcaron a fuego, la que lleva el título de esta edición. He escrito anteriormente sobre ser mejores como políticos y creo que un buen modo de demostrarlo es felicitar públicamente a quienes hacen bien su trabajo, concebirlo sin importar que no sea parte del frente donde te desempeñas, valorando su potencial y sobre todo la acción que lleva a cabo junto a su equipo; es por eso que quiero mencionar aquí al intendente de Venado Tuerto, el abogado Leonel Chiarella y a la secretaria de Territorialidad y Desarrollo Cultural, Miriam Carabajal por lo que a continuación les redactaré.

«El arte no es un espejo para reflejar la realidad, sino un martillo para darle forma» decía Bertolt Brecht. Como bien saben, soy actor activo en la defensa de la cultura como base de una real mejora social. Preocupado por la situación crítica de los espacios culturales, clubes de arte, salas teatrales, talleres, ante la inercia y su falta de empatía por parte de nuestro intendente Pablo Petrecca descubro que alguien, en una ciudad no tan lejana y con el mismo cargo gubernamental ha podido hacer mucho sin tener que excusarse en la clásica y retórica “falta de dinero”, mentira de patas cortas si las hay.

Al inicio de este año Chiarella y Carabajal visitaban en su ciudad la sala del Teatro Malandra valorando el trabajo de estos hacedores de la cultura y su vasta trayectoria en Venado Tuerto. Días después el impensado aislamiento social, preventivo y obligatorio llagaba a nuestras vidas, dejando una profunda inestabilidad al equipo de la sala para poder continuar con su espacio. Buscando alternativas para apalear la situación éstos se comunicaron con la secretaría de Territorialidad y Desarrollo Cultural y la respuesta de su parte fue “Déjenme ver, este teatro no puede cerrar” seguramente movilizada por el eco de sus propias palabras el día que asumió “Gestionar, es ponerse al hombro los sueños ajenos”. Desde ese día se pusieron a trabajar como gobierno en esa problemática logrando con una excelente gestión un acuerdo que solo alguien con deseo político de “hacer por el otro” podría conseguir. Dejando de lado toda mezquindad, bajeza o desinteligencia. El municipio acordaría junto con el sindicalista ferroviario Daniel Falzoi, para que se concrete un comodato gratuito por cinco años con posibilidad de compra de un espacio en desuso que pertenecía antiguamente a la sede del Centro de Jubilados Ferroviarios poniéndolo a disposición del equipo del Teatro Malandra.

Gesto enorme por parte de todos los que participaron en este acto de empatía. Entendiendo que el arte y la cultura son fundamentales para lograr la inclusión, el pensamiento crítico, valorando a los artistas locales y todo el trabajo que estos conllevan, visibilizándolos como industria, como parte fundamental para llegar masivamente a quienes tienen el deseo de compartir un hecho cultural, pero sobre todo entendiendo que se puede trabajar en conjunto. Y aquí inevitablemente entra la comparación, por un lado un equipo que tracciona sin importarle el esfuerzo obteniendo resultados altamente satisfactorios para toda su comunidad y por el otro una manga de “zánganos” (perdón por no ser más explícito) que solo buscan el bienestar personal a costa del sacrificio de toda una ciudad, ocultando el presupuesto con el cual cuenta, excusándose de no recibir apoyo de la provincia, no dando la cara, mintiendo sistemáticamente.

Este ejemplo de hoy es el camino que deseo para Junín, construir mejorando las posibilidades para todas y todos, brindando estrategias que hagan potenciar a cada trabajador, profesional, investigador, comerciante, emprendedor. Que podamos salir adelante de manera sana, nutriéndonos de cada experiencia, logrando potenciar a quienes eligen esta ciudad para su futuro, porque podemos hacerlo, porque sabemos cómo hacerlo, escucharnos es el punto inicial para salir adelante. Te agradezco si has leído todas estas palabras, refuerzo mi intención de que puedas contactarte en el caso que tengas el deseo, te invito a asumir este desafío. 

Si queres recibir a diario las noticias de Junin24 en tu celular, envianos un mensaje de Whatsapp al 2364695729 con la palabra ALTA y agendanos como contacto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.