Juampi Caiazza está acostumbrado a armar valijas para salir de viaje, abrir y cruzar las puertas para no quedarse. Pero el 2020 también fue atípico para él, porque lo invitó a convivir con el encierro. Así se gestó Dos semanas, la canción que se estrenará en todas las plataformas este viernes como punto de partida de su nuevo proyecto solista El Regador.

-¿Qué nivel de manija tenés en este momento?

Estoy bastante manija porque al no ser un proyecto tan grupal tengo todo agarrado con alfileres en la mente, así que si me desconcentro… Me gusta hacerla bien.

-¿Puede ser que hayas tocado Dos semanas, o parte de ella, en uno de los vivos que hiciste en Instagram?

-Sí, la toqué cuando la estaba haciendo. No estaba terminada. Le faltaba una Parte B que tiene. Pero me acuerdo que la estaba escribiendo, estaba entusiasmado y la toqué.

Foto: Iván Merli

-En Instagram El Regador era un espacio para las letras y ahora le llegó también la música. ¿Por qué y cómo pasó?

-Yo publicaba mis poemas en un Instagram aparte al que le puse como nombre de fantasía El Regador. Fue lo primero que se me ocurrió. Era para tener los poemas en algún lugar, ir haciendo una selección previa. Siempre escribí y nunca publiqué. A veces es la necesidad, ponerse en esa línea de decir voy a mostrar algo, lo voy a tipear bien, voy a corregirlo para que quede editable… Me levanté un poquito la vara y me puse a trabajar un poco con la poesía. Partes de algunos de esos poemas los usé para letras de canciones que estaba haciendo. Son canciones que quedan en el limbo de los proyectos, porque nunca las agarró La Burla y a Doleser no le caben mucho. Entonces dije tengo que hacer un disco. No me gusta la idea de ponerle mi nombre, tipo Andrés Calamaro. Es muy difícil construirlo desde el nombre de uno. Decidí tomar el nombre de El Regador, ya tenía el Instagram armado, algunos seguidores… Y ahí quedó la idea. Me ayudó mucho Agustín Munaretto, que es el manager y colaborador general del proyecto, a cerrar esa identidad.

-Entonces también hay letras y canciones que vienen de larga data…

-Sí. Hay dos o tres que todavía no las grabé pero seguramente van a ser parte del disco que sobrevivieron a todos estos años en las sombras. Canciones que me gustan muchísimo. Algunas no llegué a hacerlas con La Burla pero le hubieran quedado, porque estaban pensadas en ese plano grupal por ahí un poquito más power. Si no me las olvidé es porque tienen que salir en algún momento. La idea es hacer varias en colaboración, con más gente. Ningún hombre solo puede hacer nada importante. Tengo que encontrar compañero o una banda para hacerla.

Ver esta publicación en Instagram

En una semana sale!!! 🌈»Dos Semanas” nació en la entrada al túnel de esta cuarentena y no hace falta contarles de qué habla, van a ver, es bastante explícita. Pero voy a decir nomás que busca algo de esperanza en la tormenta y ofrece un registro del amor que está por todas partes. 💎La colaboración de mi amigo, Nico Agesta, es una crema: desde hace varios años compartimos trabajos y aventuras.. Además de cantar, Nico produjo este tema que habla de estar perdido y no encontrar tu casa. La casa de Nico fue mi casa. Mi canción es su canción. . . ⚡Grabado por @pablopassarello (desde Junín) y @nicoagesta (desde Buenos Aires) Producción: Nico Agesta y @Juampicaiazza Bajo: @nbailez (desde Buenos Aires) Batería: @falivenematias (desde El Bolsón) Guitarras: Juampi Caiazza Voces y coros: Nico Agesta y Juampi Caiazza Coordinación: @tanomunaretto Fotos: @ivan_merli Diseño: @nicolas_iriart . . . . 🙏“Dos semanas” está dedicada a: Wendy, Emi, Nico, Lean, Andrés, Tano, Michi, Sofi, Javi, Nica, Kiki, Naty, Rulo, Mar, Gabi, mi vieja y mi viejo ♥️ . . . #regador #lanzamiento #debut #single #newsingleout #nuevamusica #song #newsong #poema #frase #alem #quedateencasa #perdido #nuevamusicaargentina #enespanol #indie #folk #songwriter @spotifyargentina @indiehoy

Una publicación compartida por Juampi Caiazza (Poesía) (@elregador) el

-¿Ya empezó la búsqueda?

-Sí, tengo varias ideas. Algunas ya cerradas. Esta primera canción sale con Nico Agesta, que además produce el disco. La siguiente canción, que sale en un mes, que fue escrita en la misma época medio como una canción hermana, tiene cinco invitados en voces. Una canción muy vocal. Está Pablo Passarello, Pili Leva, y unas amigas más, voces femeninas. La tercera canción que saquemos va a ser con mi compañero de La Burla Javi Medialdea. Somos muy amigos y tenemos varias rutas andadas.

Dos semanas nació en el inicio de la cuerentena, ¿pero cómo fue tu relación con la parte más furiosa del encierro?

-Furia yo no tengo mucha, pero me pego re bajón. El primer momento fue duro. Yo me vine a Junín cuando decían que iban a declarar la cuarentena. La canción tiene mucho que ver con eso. Estaba recién separado en Buenos Aires, viendo cómo me acomodaba. En eso pintó Covid y cuando anunciaban que iban a cerrar, que ya no había colectivos, dije no me voy a quedar dando vueltas en casas de amigos, ni voy a alquilar un departamento para quedarme en Buenos Aires mucho tiempo encerrado. Era alquilar una deuda. Así que me vine para acá y caí en la casa de mis viejos, que con todo el amor me recibieron. Fue muy loco. Ahí empezó un proceso que ahora está un poco más puesto en lo real, en lo normal. Ya he normalizado estar en Junín y más o menos aislado. La verdad que no he salido mucho todavía. No anduve en ningún bar ni nada de eso. Por suerte este proyecto fue un salvavidas, porque está muy bueno poder hacer fluir. De repente el encierro, si no tenés algo así, es como que te recontra bloquea. En cambio si vos tenés algún escape, algún laburito que podés ir haciendo y que además compartís con gente, poder hacer un trabajo creativo… A mí me salvó. Es muy interesante la época.

-Fuiste muy generoso a la hora de compartir la música y momentos de encuentro en las redes sociales. ¿Los vivos también fueron parte de ese escape?

-Muchas gracias por verlo así. Para mí los generosos fueron los que se conectaron, escucharon y estaban ahí preguntando cosas y acompañándome. Creo que toda compañía es por decisión mutua. Yo estaba buscando lo mismo que estaban buscando los que estaban ahí: encontrarnos. Las canciones siempre son como frasquitos donde uno guarda algunas noches. Especialmente para el público. Para el que la escribe por ahí es estar compartiendo un souvenir de alguna parte de tu vida, de alguna música que salió en algún momento; pero para la gente puede ser el recuerdo de algunas noches en las que nos reuníamos de verdad, de ir a un recital y terminar muy tarde. Es el encuentro en ese lugar en común que tenemos con estos 20 o 30 amigos. Siempre agradezco mucho, porque si no estaría al borde de no ser. Somos siempre pocos. La música independiente no se da a una escala de una mole. Pero yo agradezco mucho que esté esa interlocución tan necesaria. No manejo mucho el formato del live. Después hicimos con Doleser alguno más prolijo, tipo concierto. Pero esos otros eran súper informales, tomar una birra y agarrar la guitarra. Voy a hacer otro el jueves (hoy, 23hs), antes que salga el tema, con Nico Agesta.

-¿Cómo te llevás con las conceptos de lo esencial y lo no esencial en relación a tus actividades?

-Realmente me muero por tocar en vivo. Es como en algunos otros momentos de mi vida fue pensar en un gran viaje, en conocer Tailandia, La India, qué se yo. Ahora una fantasía así es tocar. Entiendo que no es de vida o muerte, pero lo considero esencial. Encontré otros canales, a mí esto no me detuvo. A mucha gente que por ahí no tiene una relación con las redes o con la parte digital, los complica mucho. Considero que en algún momento en el verano, que se puedan hacer cosas afuera, sería un buen momento para subrayar la esencialidad de esa comunión que no aparece en ninguna hoja de balance, que es como muy abstracta. Pero es algo que al inicio de la cuarentena todos reivindicamos… El amor por la música y las canciones que nos acompañaron estando solos. Realmente te das cuenta que tenés amigos ahí invisibles, que son las canciones y los artistas que las hicieron. Están siempre ahí. Uno no lo considera esencial porque no lo toca o no lo ve, pero están siempre ahí. Me imagino mucha gente en su departamento, por ahí acá en Junín tanto no, pero me imagino que la música es como súper esencial. Mucho más que otros servicios que hay funcionando. Pero es invisible y parece que no contara.

Ver esta publicación en Instagram

🌱Este es el arte de tapa de DOS SEMANAS hecho por @nicolas_iriart con foto de @ivan_merli. . 👉 Copate con el presave (link en bio) . 🕛 Hoy a las 12 suena en @clubberfm Escuchoclubber.com.ar . 🌋 Sale este viernes . 🌻El jueves 23hs hago un live . Grabado por @pablopassarello (desde Junín) y @nicoagesta (desde Buenos Aires) Producción: @nicoagesta y @juampicaiazza Bajo: @nbailez (desde Buenos Aires) Batería: @falivenematias (desde El Bolsón) Guitarras: Juampi Caiazza Voces y coros: Nico Agesta y Juampi Caiazza Coordinación: @tanomunaretto Foto: @ivan_merli Diseño: @nicolas_iriart . . . . “Dos semanas” está dedicada a: Wendy, Emi, Nico, Lean, Andrés, Tano, Michi, Sofi, Javi, Nica, Kiki, Naty, Rulo, Mar, Gabi, mi vieja y mi viejo <3. . . #regador #lanzamiento #debut #single #newsingleout #nuevamusica #song #newsong #poema #frase #alem #quedateencasa #perdido #nuevamusicaargentina #enespanol #indie #folk #songwriter

Una publicación compartida por Juampi Caiazza (Poesía) (@elregador) el

-¿Qué pensás de la situación que les toca vivir a los artistas en Junín y de las iniciativas que se fueron generando?

-En realidad al no haber estado acá todos estos años es como que me enteré de mucho ahora, porque me agregaron en algunos grupos de Whatsapp y estuve viendo que están bastante organizados. Está la TAMI que tira un par de puentes que son importantísimos, de gestión y de acortar algunas distancias. Está ayudando y están luchando mucho también. Siempre acá en Junín fue un desastre a nivel gobierno. No sé ahora porque también este contexto es difícil medirlo. Pero siempre, esté quien esté, fue muy mezquino con los espacios culturales independientes. En los 90 y al principio del 2000 era una lucha. Me acuerdo de La Fábrica y de las clausuras. Cero fomento a lo que es independiente y los organismos tratando de abarcar y acaparar cualquier movida. Pasa también en otros lugares que tienen su éxito independiente y no les permiten crecer. O lo absorbe el Estado. Creo que acá son muy críticos, respetuosos. Por lo que observo, porque no participé mucho realmente. Veo que hay una escena organizada y gente con muchas ganas de hacer. Y algunas cosas se logran, así que soy bastante optimista con eso.

-M da la sensación que las autoridades de gobierno descansan en el empuje de los artistas, en que de una manera u otra terminan resolviendo… Y después se suben cuando algo sale bien. ¿Lo ves así?

-Hay cosas que surgen por la magia, por ejemplo El Patio acá en Junín o Plaza Viva en Alem… Son cosas que funcionan bien por un combustible que es independiente, que es las ganas de hacer de un grupo de gente. Es muy raro que eso venga del Estado o de una gran organización muy seria. Es un poco la locura de hacerlo. Cuando ese fuego está, el papel del Estado debería ser no garantizar los escenarios y armar los espectáculos ni invitarnos a las grandes fiestas con un sonido tremendo y todo ese derroche que hay en cultura en general; sino alimentar ese fuego. O por lo menos no apagarlo. Para mí ese es el reclamo eterno. No es partidista lo que estoy diciendo porque siempre fue así. Nosotros en Alem no tuvimos tanto ese problemas, porque siempre tuvimos una relación con la municipalidad, esté quien esté… Plaza Viva fue muy claro desde el comienzo y siempre lo entendieron así. A nosotros no nos apagaron el fuego. Acá en Junín creo que eso pasaba. No se ahora. En la época que yo vivía acá era así. Era muy difícil pensar en hacer algo porque había trabas. No solo faltaba apoyo, sino directamente trabas que te ponía el que debería resolverte los problemas. Ojalá que no siga siendo así, pero la verdad no sé. Es un contexto difícil. Qué se yo.

-Volvamos el círculo a Dos semanas. ¿Qué tan pendiente vas a estar de las reproducciones?

-Me parece fascinante la data que hay. Me gustan las estadísticas en general. Con las nuevas herramientas se puede ver un poco y por ejemplo Doleser capaz tiene 200 oyentes mensuales en México, por ejemplo. Y 30 en La Plata. Me matan esas cosas. Después no hago nada con ese análisis. Es solo para ver y saber. Está buenísimo poder verlo, porque antes uno estaba un poco en el aire con esas cosas. Igual es relativo, porque no todos te escuchan por Spotify, pero es muy interesante lo que te da. Obviamente a uno le gusta ser recibido y hoy, en esta época de distanciamiento, el amor se demuestra un poco ahí. Me alegra mucho cuando veo que va bien. Y si no va tan bien, no me gusta. La verdad que sí me importa. Obviamente para componer no me influye, no me voy a andar fijando en eso.

Por Juani Portiglia

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.