En una nota publicada en distintos medios de la ciudad, el ex concejal del Frente Renovador Patricio Fay, afirmó: «Desde que el Ministro de Transporte de la Nación, Mario Meoni, anunció la construcción del Paso Bajo Nivel en Avenida Rivadavia, comenzaron a surgir voces cuestionando esta obra fundamental para la ciudad.»

No es así. En realidad vecinos de distintos sectores y con pensamientos políticos diferentes, vienen expresando hace tiempo su preocupación por la reactivación de un proyecto que si bien tiene mas de 50 años, muchos consideramos que ha perdido vigencia, que han cambiado sustancialmente los hechos que por entonces justificaban lo que comenzó llamándose ‘puente’ para transformarse ahora en ‘túnel’.

Lo que han planteado en sus artículos, en distintos medios locales tanto el ex camarista Gustavo Rosas, como desde otra perspectiva, el arquitecto Cornago, -por mencionar solo dos de las voces que se hicieron públicas desde que se conoció la licitación- el enfoque coincidente de todos es que dejó de ser una «obra fundamental» para transformarse en un serio problema para muchos vecinos, en particular los radicados en el área circundante y también para todos aquellos que por distintas razones circulan por el lugar, y durante el tiempo de su construcción -no menos de dos años- no podrán hacerlo.

Cuando se comenzó a hablar y luego a proyectar «el puente sobre el paso a nivel de la Avda. Rivadavia» existía un intenso tráfico ferroviario de pasajeros y carga, -local y de larga distancia-, que hacia casi imposible el cruce del paso a nivel en varios momentos del día y en algunos casos incluso por el paso a nivel de calle Alberdi.

En los últimos 30 años, esa realidad cambió radicalmente: la frecuencia de no menos de veinte trenes por día, se redujo a una, las interrupciones por el uso de la playa de maniobras son cada vez más breves.

En estos pocos casos existe la alternativa del paso por Alberdi, Maipú ya no es doble mano por una determinación desafortunada del Municipio, lo que impide salir de Rivadavia hacia Alberdi y la única posibilidad es doblar una cuadra por Ayacucho.

Quienes pensamos con preocupación en las consecuencias de la construcción del túnel, no somos extraños, ni agoreros, tenemos distintos enfoques de la actualidad económica, política y social, no lo hacemos por una u otra la problemática local, no estamos en contra de que se hagan inversiones en Junín, ni tenemos interés en fomentar ningún enfrentamiento.

Analizamos el proyecto, consideramos sus características, el tiempo que demandará construirlo, con el consiguiente aislamiento del sector durante al menos dos años, el costo multimillonario que tiene -cuatro veces superior al planteado en la licitación anterior en moneda constante- el fuerte impacto ambiental que producirá, no sólo durante su construcción sino una vez terminado, ya que su existencia podría generar nuevos problemas, por ejemplo de seguridad para los transeúntes durante la noche.

Si bien Fay descalifica a quienes salieron públicamente a plantear algunos de los problemas que tiene la obra, -Rosas y Cornago entre otros- lo hace señalando las posturas personales o políticas de los opinantes, pero nada dice de sus argumentos, no justifica el proyecto del túnel, no aporta la alternativa de un puente en las inmediaciones, donde no habría perjuicio para los vecinos y sería mucho menor el gasto, ademas no toma en cuente los problemas que su realización podría acarrear.

Sorprende que al hacer publica su preocupación por el tema no proponga consultas o pedidos de estudios de asociaciones de profesionales (ingenieros, arquitectos, agrimensores) para avalar o mejorar el proyecto, o que no busque reunirse y recabar la opinión de los vecinos, que son los interesados directos en mejorar el área del mítico paso a nivel.

No se trata de voces extrañas, o teñidas de política partidaria, de agoreros que van en contra del desarrollo de la ciudad y buscan enfrentar a los vecinos contra las inversiones en Junín.

Que se tranquilicen tanto el ministro Meoni, como sus preocupados voceros, no nos anima una estrategia mezquina ni un espíritu miserable, solo queremos hacer un aporte para que se reconsidere la traza del túnel, que se analicen otras alternativas más económicas y con menos impacto ambiental.

En definitiva que la importante inversión que se piensa hacer en nuestra ciudad sirva para solucionar problemas reales y no que termine generando una catástrofe ambiental, económica y social. Son estas graves consecuencias lo que tratamos de evitar con nuestra presentación.

Cullerton Walter dni 25.294.878

José Mateo Ciampagna dni 4973747

Si queres recibir a diario las noticias de Junin24 en tu celular, envianos un mensaje de Whatsapp al 2364695729 con la palabra ALTA y agendanos como contacto.

11 COMENTARIOS

  1. Excelente. Cree el ladrón que todos son de su condición, dice el refrán. Quizá Fay, al no tener argumentos valederos, descalifica. Recordemos su paso por el HCD, fue lamentable. Genera asco

  2. La obra es importante y hace falta para unir a la ciudad, el único inconveniente es el tiempo de obra estimada es de 24 meses y más también. Lo que se podría abrir una calle alternativa para que el tránsito fluya más rápido. Y sería buena opción abrir calle Belgrano.

  3. _Un túnel(tipo alcantarilla) mas simple y menos inversion por av república.
    _Puente simple y menos inversion abriendo calle lavalle.
    _Tunel por calle primera junta.
    Así se ganarían tres lugares de cruce, pero claro, todavia no la vieron sino con la misma inversión se podría triplicar el paso y comerían unos cuantas personas mas de la cometa!!!!

  4. – Obra totalmente innecesaria. demasiado dinero… Pasan cuántos? Un tren al día? Mejor sería abrir Italia y/o alguna otra calle más.

  5. Es preferible antes del túnel hacer en Villa Belgrano un cuerpo de bomberos. Y arreglar la pista del aeródromo que redituaría mayores beneficios a la comunidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.