En agosto de 2019 comenzaron los entrenamientos del equipo de fútbol femenino de Mariano Moreno, después de una convocatoria que encontró respuesta en el barrio y en familias íntimamente ligadas al club, primero, y en otras mujeres que se sintieron que era una buena invitación a probar ese deporte que apenas unos meses antes había tenido una resonada representación de la Selección Argentina en el Mundial de Francia y en Estados Unidos a un campeón que no solo era ejemplo deportivo sino también social.

Bajo la conducción de Carolina Cravero, se decidió que el Nocturno que comenzaría en enero de 2020 era demasiado pronto para hacer la presentación oficial en Liga Deportiva del Oeste y se dejó pasar sin saber que poco después llegaría una pandemia que mantendría al equipo sin competir hasta la actualidad. Hubo período de descanso y nuevo llamado a entrenar después de acumular ganas durante meses. Un rasgo que ya distingue a Las Morenas es que en cada uno de esos entrenamientos la convocatoria no baja de las 20 o 25 jugadoras, lo que pinta el entusiasmo que han sabido mantener a pesar de los parates obligados.

2021 no solo comenzó entonces con sed de competencia, para lo que habrá que volver a esperar ahora que desde la Liga se informó que se daba marcha atrás con la realización del Nocturno por el impedimento para que concurra público a los estadios. También comenzó con el estreno de las camisetas, exclusivas del femenino y no heredadas, y con la presentación del cuerpo técnico completo.

El último lunes, en el estadio, Carolina Cravero reunió a sus jugadoras para introducir formalmente a Sonia La Turca Bellome como su ayudante de campo y a Manuela Guano para trabajar la preparación física; además de Dianela Carballo que hará trabajos específicos con las arqueras y que, para que no se corte, muy probablemente fichará en el equipo para defender también el arco de Las Morenas tras dejar Defensa. En ese mismo instante quedó clarísima la primera intención de la DT: formar un equipo de trabajo diverso.

«Cuando leí que La Turca se había ido de Defensa ya estaba pensando en convocarla. Pero estábamos retomando, volviendo a entrenar, con todo el tema del protocolo… Siempre pensando que llegado el momento era piola contar con alguien que pudiera aportar lo que yo no tengo que es toda esa experiencia adentro de la cancha. Son muchos años y no es un detalle menor contar con una de las pioneras del fútbol acá en Junín. Cuando yo hablé tanto con ella como con Manu (Guano) les plantee mis objetivos, mi manera de trabajar y dar el ejemplo cuando hablamos de equipo. Que ellas puedan decirme, aconsejarme, opinar, pero sabiendo que soy yo la encargada de tomar la última decisión. Las dos estuvieron muy de acuerdo con la propuesta y eso fue bueno», le contó Carolina Cravero a Junín24.

Y agregó: «Yo vengo de otros deportes, siempre seguí el fútbol pero aprendí más como aficionada que otra cosa. Creo que hacemos un buen equipo porque complementamos muchas cosas. Yo con mis años de docencia, de coordinar equipos, grupos. Manu también viene a ayudarnos mucho. Para ella va a ser ese fogoneo que necesitamos todos cuando arrancamos. Va a ser una experiencia súper valiosa para ella, que está cursando la carrera de educación física. Y La Turca nos va a dar toda esa experiencia que es lo que a nosotras nos falta«.

Manuela Guano fue arquera de Sarmiento desde los inicios del equipo de fútbol y también defendió el arco del Verde en hockey, hasta que en 2017 se fue a estudiar a La Plata. La pandemia la convenció de volverse cerca de los suyos en 2020 y decidió retomar hockey, a la vez que acudió a los primeros entrenamientos post-cuarentena que se realizaron en Moreno. Finalmente, decidió que no se involucraría como jugadora sino como parte del cuerpo técnico.

Sonia Bellome, para muchos la mejor jugadora que dio el suelo juninense y una de las tantas pioneras del fútbol femenino en la ciudad y la región, decidió poner fin a su vínculo con Defensa Argentina, según sus propias palabras por haberse cansado de renegar. Sin embargo, algo en la propuesta de Carolina Cravero la invitó a pensar que la cosa podía ser diferente. «La propuesta que me hizo me gustó porque mi único compromiso va a ser enseñarles, que es lo que me gusta. Pero sin esa mochila de tener que estar a cargo de esto, de lo otro… Estoy a cargo de enseñarles, nada más. Ella es la que asumió la mayor responsabilidad. Como la mayoría son chiquitas, están en la edad justa para enseñarles, entonces no renegás», explicó La Turca, que a la vez cruza los dedos para que la Liga Deportiva del oeste de el visto bueno a la realización de un torneo de fútbol senior femenino.

En relación a sus primeros días de trabajo con el grupo y a las prioridades del momento, agregó: «Te prestan toda la atención a lo que les decís, cosa que por ahí no me ha pasado con otras más grandes. Eso me gusta. Vos les hablás para que mejoren y ellas cada cosa que hacen tratan de mejorar todo lo que no les salió antes. Hay muchas ganas de aprender y se nota. Estamos en la tarea de que entiendan por qué les toca ocupar una posición y no otra, por qué hay que hacer determinados movimientos, por qué es importante hablarse adentro de la cancha… Hay muchas cosas que van a hacer que ellas entiendan mejor el juego y lo puedan disfrutar más«.

Hay dos claves para entender que el proyecto futbolístico de Las Morenas no se agotará en los resultados, imposibles de exigir como objetivo en el corto plazo cuando se trata de un plantel conformado por jugadoras que están dando sus primeros plazos en la disciplina. Una es el rápido involucramiento que encontró en integrantes de la dirigencia que conformaron la Subcomisión de Fútbol Femenino, que entre otras cosas ha conseguido ya que el plantel pueda entrenar en el estadio y que se haga la equipación tanto de entrenamiento como de partidos. La otra, que ya desde su nacimiento el equipo cuenta con su propio manifiesto, con una escala de valores y una idea de reivindicación de derechos, de toma de lugar, que Carolina Cravero supo transmitir a sus jugadoras desde el primer encuentro.

«Hay algo que noté como espectadora, porque no estuve previamente en otros clubes, y es que se replican muchas conductas y cuestiones que se ven en el masculino. Yo, de inicio, quiero que eso no llegue al femenino. Quiero que el femenino tenga toda esa otra cosa, que tuvo su ejemplo en el último Mundial y que se ve también en Primera División, de poder traspasar la cancha, lograr lugares a nivel social, que podamos llevar todo eso a nuestras vidas. Cortar con el bardeo, la agresión, con ese querer ser todos técnicos… Poder reformar esas conductas más desde lo social», remarcó la DT.

Y agregó: «Después, lo que es táctico y técnico está todo hecho y es cuestión de buscar qué es lo mejor para cada equipo. Pero la búsqueda tiene que ver más con ese cambio de paradigma que me parece súper piola y que se viene presentando en el fútbol femenino desde las grandes ligas a nivel nacional y que vamos a buscar replicar abriendo espacios, poniendo el respeto por sobre todo, el trabajo en equipo, eliminando la competitividad porque sí. De hecho acá en Junín muchas jugadoras se llevan muy bien más allá del equipo en el que estén y eso me parece súper importante también».

Tanto Carolina Cravero como Sonia Bellome coincidieron en que la decisión de aplazar hasta nuevo aviso el inicio del Nocturno será favorable, más allá del lógico deseo de saltar de una vez por todas a la cancha, para fortalecer conceptos y trabajo. «La realidad es que a nosotras nos beneficia porque nos da más tiempo para entrenar y hacer lo que caso contrario íbamos a tener que hacer entre partido y partido. Ahora, lo que armemos nos va a dar una chance de trabajarlo. Nos da chance de ordenarnos, armarnos bien, hacer los fichajes con tranquilidad. Igual es un garrón porque las chicas tenían ganas de que empiece el Torneo», dijo la DT.

«En mi opinión es importantísimo que hayamos ganado tiempo para seguir en esa preparación antes que empiece un torneo. Sobre todo cuando supe los rivales que íbamos a tener. Vos sabés lo que es Rivadavia de Lincoln y lo que es UNNOBA. Necesitamos mucho trabajo todavía. Pero lo importante es que tienen ganas. Te puedo asegurar que se está armando una defensa muy buena. También se va a sumar Diane (Carballo), que pidió la ficha, y eso va a ser bueno para las otras arqueras, que pueden ver y aprender de su experiencia», destacó La Turca.

CAPITANAS

Macarena Alonso, Victoria González, Milagros Alonso y Daniela Gutiérrez (de izquierda a derecha) fueron elegidas por Carolina Cravero para capitanear el equipo que el lunes estrenó Las Violetas con las que desde ahora saldrán a jugar. «A las cuatro las elegí por razones muy similares. El compromiso que tienen en los entrenamientos, el respeto con el que se dirigen a sus compañeras, porque también tienen mucho amor por el club… Pero principalmente es por ese compromiso que tienen con los entrenamientos y también con el afuera, porque cuando nos juntamos a comer ellas fueron, si hay que buscar o hacer ellas están ahí. En realidad la mayoría del equipo es así, pero ellas son muy constantes. Empezaron en 2019 y acá siguen. No tiene que ver tanto con lo futbolístico», destacó la entrenadora.

Daniela Gutiérrez, elegida como primera capitana, expresó también sus sensaciones tras esa designación. «Me puso muy contenta, pero a la vez nerviosa porque no entendía nada. Al principio no sabía qué función cumplir. Más o menos entre noviembre y diciembre nos lo comunicaron. Ahora que arrancamos ya está, hay que meterle».

Por Juani Portiglia

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.