15 años recién cumplidos tenía La China cuando le tocó ponerse la 10 en la espalda en el Clausura 2019, el primer torneo que Sonia Bellome dirigió a Defensa de inicio a fin. La Turca le dio la confianza y ella respondió con grandes partidos en una campaña en que Las Canaleras terminaron en la tercera posición, siendo su mejor actuación, y por eso vale doble, en el triunfo 1-0 ante un Rivadavia de Junín que finalmente sería campeón. Curiosamente, casi de inmediato llegó el Nocturno y la 10 ya no solo dejó de ser la 10, sino que estuvo más tiempo sentada en el banco de suplentes que en la cancha. Y aunque podía regalar alguna sonrisa de ocasión para la foto, se notaba que no estaba conforme con la situación.

Decidió irse a Newbery y enseguida pintó pandemia. El fútbol se vio obligado a parar. En paralelo, mientras transcurría la cuarentena eterna, La Turca comunicó que dejaba de ser la entrenadora de Defensa y detrás de ella tuvo lugar el éxodo masivo de jugadoras. El equipo se desarmó por completo y era urgente pensar cómo seguir. Pese a las malas noticias, el presidente Petete Freda se prometió que el club no iba a quedarse sin fútbol femenino y decidió arrancar por la base, armando la categoría Sub-17. Apenas se enteró, La China Taconau no dudó ni un segundo en volver a donde se siente como en casa. Entonces, con 16 años, su rol como Canalera tuvo que cambiar por completo: en 2019 fue la joyita mimada por las jugadoras de experiencia; en 2021 le tocará ser la líder futbolística de un equipo repleto de jugadoras nuevas. Y está lista para asumir el desafío.

-¿Qué explicación le encontrás al hecho de haber jugado tan pocos minutos en el Nocturno 2020?

-No sé qué pasó. Entrenar yo entrenaba a full, porque lo que más quería era jugar. Cuando yo entro a la cancha, entro a ganar. Me citaban, todo. Pero después iba al banco. Yo pensaba qué pasa, porque yo siento que soy buena jugadora y que hubo partidos de ese Nocturno en que hubiera hecho falta. Pero estuve más en el banco que adentro. Eso me llevó a querer cambiar de equipo. No sabía si había algún problema o que. Y decidí irme a Newbery.

-¿Daba la sensación que habías encajado bien en Newbery? ¿Y después?

-Al toque pegué buena onda. Las chicas son muy buenas, me integraron enseguida. Pero ahora quise volver a Defensa que es mi equipo. Arranqué ahí. De chica jugaba en mi barrio, con los vecinos, con mis primos y mis hermanos. Mi hermano, que es de Defensa a muerte, fue el que me dijo que habían puesto el fútbol femenino en el club. Yo re contenta, tenía 14 años. Pero ya llegué sabiendo porque todos los domingos era la única chica jugando los partidos que se armaban en el barrio. Me acuerdo que la primera vez que entrené volví a mi casa re contenta. Le comento a mi papá y no quería saber nada con que juegue. Yo seguí entrenando. Mi mamá me ayudó mucho, porque me llevaba y me traía. Pero cuando se jugó el primer partido, mi papá fue. Y ahora es el primero que está en la cancha para verme. Me alienta a full, me da consejos. Todo.

-La Turca siempre había hablado bien de vos. ¿Qué crees que pasó?

-La verdad no se. Últimamente iba siempre al banco, pero yo a entrenar iba. Después no hablamos más. Pero ella siempre me aconsejaba, me pedía que entrenara a full. Yo siento que lo hacía. Fue raro para mí.

-¿Qué sentiste cuando dejó de ser la DT?

-Yo sabía que se iba a ir y eso también me hizo pensar en jugar en Newbery. Se iban todas las jugadoras y pensé qué voy a hacer. Tenía unas ganas de jugar terribles, pero yo siempre quise seguir en Defensa. Hace unos días me dijeron que Defensa volvía a abrir el fútbol femenino con la Sub-17, que volvía Mauricio Santana. Y entonces dije joya, voy. Porque a mí me tira Defensa. Tuvimos los primeros entrenamientos, se organizó el amistoso con Rivadavia y se nos va el DT. Yo pensé qué pasó. Sentí que no tenía suerte. Me fui a Newbery, pandemia. Vuelvo a Defensa, se va el DT. Pero igual me quedé. Ahora tenemos nuevo entrenador, Javier (Álvarez). Esperemos que se quede porque yo quiero seguir en Defensa.

-¿Sabés qué pasó con el otro DT?

-No tengo idea por qué se fue. Estábamos entrenando lo más bien, el amistoso contra Rivadavia lo organizó él. Al otro día vamos a entrenar y no estaba. Pensamos todas qué pasó con Mauri que no está. Después vemos que sale del grupo de Whatsapp. Le pregunté y me dijo que era por temas personales que no iba a seguir. Al otro día ya llegó Javier, que nos dirigió el día del partido.

-¿Sos consciente que vas a tener que asumir un rol muy diferente del que tenías en Primera División?

-Sí, porque las únicas que quedamos del equipo somos Abi Luna, Camila Solis, Iara Moreira… Y de Primera solo Abi y yo. Ahora son muchas las chicas nuevas y nosotras las tenemos que ayudar. Nadie me pidió que asuma algún tipo de liderazgo, pero estaría bueno poder sacar adelante al equipo. Creo que es algo que se va a ir dando con los partidos. No sé si me gustaría ser líder, pero sí que hay muchas chicas nuevas a las que estamos ayudando muchísimo.

-Si hay Nocturno, les tocó el grupo con Villa e Independiente. ¿Sentís que están para pelear o tienen que terminar de armarse?

-Yo creo que todavía no estamos para aspirar a pelear. Lo primero va a ser armar un buen equipo. Ahora hay muchas jugadoras a las que hay que enseñarles, porque no jugaron antes. Somos tres o cuatro que siempre estuvimos en Defensa. Creo que tendrían que pasar dos cosas: que lleguen algunas jugadoras más y que podamos afianzar a ostras que están, que juegan bien pero a las que hay que enseñarles un poco más.

-¿Se tiran invitaciones con amigas de otros clubes?

-Sí, eso pasa. Pero son más las que recibo. Me han llamado de otros lados. Pero Defensa es el club donde yo quiero estar, donde quiero jugar. Estoy cómoda ahí. Por eso me gustaría mucho que se pueda rearmar también la Primera. Yo me había acostumbrado a ese nivel, entonces ahora se hace difícil.

-¿Sentís que vas a extrañar jugar en Primera?

-Yo a la Primera ya la estoy extrañando, porque era algo totalmente distinto. Yo antes iba, entrenaba a full con Primera. Y ahora es distinto, la exigencia es distinta y la responsabilidad es distinta. Hay chicas muy chiquitas que por ahí van porque van, pero no porque realmente quieran ponerse las pilas para jugar al fútbol. Esa diferencia entre Sub-17 y Primera se nota.

-¿Vos sí querés ser futbolista?

-Pienso todo el tiempo en las oportunidades, me encanta. Yo quiero vivir del fútbol, ser jugadora. Me encantaría tener la posibilidad de jugar en AFA, como les pasó a las chicas de Sarmiento. O estar en la Selección de Junín. El fútbol lo hago desde chica, es algo que me encanta y quiero llegar lejos con esto.

-¿Tenés alguna referente del fútbol local?

-En la única jugadora que siempre me fijé mucho es en Mari Costa, desde que estaba en Rivadavia de Lincoln a ahora que está en Sarmiento. Es la única jugadora que te puedo decir que he mirado mucho en distintos partidos que fui a ver. Me gusta la pegada, la pisada que tiene.

-¿Y vos en qué características de tu juego tenés más confianza?

-A mí me gusta mucho encarar y también pegarle al arco. Yo encaro y siento que puedo pasar a dos o tres jugadoras. Y siempre que pueda me gusta buscar el arco. Pelota parada me gusta también. En Primera también le pegaban mucho Jake (Silva), Vero (Bordón), Andrea Foti…

-¿Cambió algo en los entrenamientos desde que se dijo que se aplazaba el Nocturno?

-Con el nuevo entrenador la idea es practicar todos los días. Ahora se suspendió el Nocturno y te la re baja. También lo que nos pasó con el DT, que no le encuentro explicación. Pero bueno, ahora lo tenemos a Javier y le tenemos que meter a full.

Por Juani Portiglia

Si querés recibir a diario las noticias de Junin24 en tu celular, envíanos un mensaje de Whatsapp al 2364695729 con la palabra ALTA y agendanos como contacto.

Si queres recibir a diario las noticias de Junin24 en tu celular, envianos un mensaje de Whatsapp al 2364695729 con la palabra ALTA y agendanos como contacto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.