El primer amistoso de preparación antes de afrontar los cuatro partidos finales de la Primera B de AFA, en los que estaba en juego el ascenso a Primera División, fue fatídico para Sarmiento. De aquel viaje a Campana, para enfrentar a Puerto Nuevo, Brunella Gutiérrez y Camila Torres regresaron con lesiones que, se confirmaría después, las dejaban afuera del tramo final de la competencia en que ambas se venían perfilando para ser titulares.

El parte médico que sería oficializado por el club días después refería a una rotura del ligamento cruzado anterior y del menisco externo para la toldense y de una rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla para la defensora que llegó como refuerzo desde Olavarría. Ambas deberían ser entonces sometidas a una intervención quirúrgica que tendría lugar casi un mes después.

Entre la final perdida en Salto ante Comunicaciones, equipo que finalmente consiguió el ascenso junto al Deportivo Español, y la confirmación de que en este 2021 habrá revancha en Primera B, las dos jugadoras iniciaron el primer tramo de su rehabilitación y han acompañado al grupo desde que se retomaron los entrenamientos con vistas a un nuevo torneo que, se presume, podría iniciarse a fines de marzo.

-¿En qué etapa de la recuperación están?

-Camila Torres: Estamos muy al comienzo de la rehabilitación. El primer mes era muy importante y creo que lo hicimos demasiado bien. Dependía de este mes cuánto nos iba a llevar esa recuperación. Puede que entre el sexto y séptimo mes ya podamos estar jugando. Va a haber un parate por Copa América este año y a nosotros no va a venir joya para la recuperación y perdernos menos partidos del torneo, que dicen podría empezar en marzo.

-¿Cómo vivieron toda la definición del torneo?

-Brunella Gutiérrez: El primer día que me vio el traumatólogo, me dijo cuál era la lesión y fui llorando a la pensión. Cuando llegué llega un mensaje de Sergio (Barbagelata) de que el miércoles se jugaba un amistoso con San Lorenzo. Así que lloré el doble. Después me trataron de calmar mucho las chicas, mi familia siempre fue un apoyo. Antes del primer partido contra Comunicaciones, esa noche no pegué un ojo. Ya había llorado un montón, pero otra vez lloré. Me lamentaba muchísimo porque la verdad es que jugué casi todos los partidos, creo que fueron tres al inicio los que no pude jugar. Me lamenté muchísimo, pero después cuando llegué a la cancha siempre traté de apoyar y de demostrar a las chicas que estaba con ellas igual.

-Camila Torres: Me sentí responsable de haber llegado y justo lesionarme en el primer amistoso. Pero después entendí que son cosas que pasan, que así es el fútbol. Mala leche. Me tocó lesionarme y ya está. Solo jugué el partido contra Banfield del año pasado y al contrario de Brune yo no sentí que había hecho una banda por el equipo. Todavía no les pude demostrar lo que puedo hacer por ellas. Sí me pegó el bajón, claramente, porque no es lindo estar lesionada y afuera de una cancha tanto tiempo. Pero es lo que me toca. Hay que aceptarlo y seguir. Me da mucha ansiedad porque ya quiero estar con ellas en la cancha.

-¿El seguir viniendo a todos los entrenamientos ayuda a manejar esa ansiedad?

-Brunella Gutiérrez: Sería más difícil si no estuviéramos todo el tiempo con nuestras compañeras. Venir a los entrenamientos nos despeja, nos hace sentir parte del grupo. A mí me motiva a seguir, porque las veo a ellas y se que voy a tener que meterle para estar a la par y poder brindarles el máximo.

-Las dos vivieron de manera muy diferente la final de Salto. Cami, pareciste la más entera entre todas las jugadoras que estaban en la tribuna, intentando dar ánimos. Brune, te desmoronaste en varios momentos del partido y te vi muy golpeada en el final. ¿Tienen el recuerdo de lo que les iba pasando?

-Camila Torres: Da bronca el resultado, porque no pensábamos que iba a ser así. Nosotras sabíamos que las chicas estaban bien. No sabemos qué pasó. Es la charla de todas las noches. Pero el fútbol siempre te da más tristezas que alegrías. Esa la tengo en la cabeza. Yo en siete años que jugué liga de Olavarría una sola vez salí campeón. Entonces nunca viví a las derrotas como algo trágico, porque hay que aprender de eso.

-Brunella Gutiérrez: A mí el primer gol de Comunicaciones me pegó mucho. Creo que fue el que más me pegó. También creo que si hubiésemos metido un gol, el resultado cambiaba totalmente porque la cabeza de las chicas iba a cambiar. Pero ya cuando se vino el segundo, el tercero, no podía creer lo que estaba viviendo. No podía reaccionar. No puedo explicar lo que sentía, porque no lo podía creer sinceramente. Ver a las chicas muy mal, más que nada a La Mona, que se notó que entró a la cancha con ganas de todo… Sentía que se lo re merecía, que lo merecíamos todas. Capaz que otro resultado no me hubiese dolido tanto, pero no lograba entender cómo se dio.

-Hay una frase hecha que dice que de las malas también se aprende, aunque entiendo que nadie desea pasar por ese método de aprendizaje. ¿A ustedes les dejó alguna enseñanza todo lo que pasó?

-Camila Torres: Si tengo que sacar algo positivo es haberlas visto a ellas dejar el lomo en todos los partidos. Ver la unión del grupo.  Y como enseñanza, el saber que los partidos se definen en la cancha, que en el fútbol todo puede pasar.

-Brunella Gutiérrez: Lo tomo como tener esa revancha de ir a buscar el ascenso desde adentro de la cancha. Me pasaba muchas veces que si bien me sentía parte del grupo, por momentos no tanto. Había situaciones que me ponían muy mal, como verlas preparar las cosas para ir a jugar, encima que yo soy muy ansiosa y capaz que tenía un día antes todo listo. Por momentos no lograba entender la lesión. Hablé mucho con mi papá y el me ayudó a entender que son cosas del fútbol. En mi cabeza tengo volver con todo para ascender adentro de la cancha, junto a ellas.

-¿Vivieron con nerviosismo la espera de la confirmación de que entraban en el próximo torneo?

-Camila Torres: Yo sí, porque estábamos en la pensión y no sabíamos nada de lo que podía llegar a pasar. Era mandar mensajes y mensajes preguntando qué iba a pasar. Y nos decían que teníamos que esperar.

-Brunella Gutiérrez: Yo no tanto, porque tenía fe y hablaba con Juli (Chiófalo)… Sentía que era casi obvio que íbamos a volver.

-¿Cuáles son los pasos siguientes de la rehabilitación?

-Brunella Gutiérrez: El primer mes era de flexibilidad y tensión. En adelante va a depender del avance de cada una.

-Camila Torres: Vamos a hacer trote lineal hasta el cuarto o quinto mes, que el injerto ya esté bastante fuerte como para empezar a hacer los cambios de dirección. El traumatólogo nos ve una vez al mes más o menos. Y el kinesiólogo nos ve y enseguida se da cuenta cómo vamos.

Por Juani Portiglia

Si queres recibir a diario las noticias de Junin24 en tu celular, envianos un mensaje de Whatsapp al 2364695729 con la palabra ALTA y agendanos como contacto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.