Lucía Inglese, defensora que jugó con Sarmiento toda la temporada de Primera B, disputó este sábado su primer partido amistoso con la camiseta de Newell’s, equipo al que llegó como refuerzo para su temporada fundacional en el fútbol de AFA.

Junín tuvo y tiene grandes jugadoras de fútbol, grandes pensadoras del fútbol y grandes apasionadas del fútbol. Jugar, conceptualizar y sentir el fútbol como a los 19 años lo hace Lucía Inglese no puede augurarle otra cosa que el más grande de los éxitos deportivos.

Su llegada a Newell’s pudo darse a inicios del año pasado, cuando ya estaba tomada la decisión de irse a Rosario a estudiar y eligió a La Lepra para probarse. Fue y gustó, pero días después se decretó la cuarentena obligatoria en todo el país y decidió regresar a Junín, lo que le permitió tener la posibilidad histórica de jugar el Reducido de la Primera B con Sarmiento.

La final perdida ante Comunicaciones en Salto le dolió hasta los huesos. Incluso se le cruzó por la cabeza dejar de jugar. Pero llegó un mensaje que la renovó en sus expectativas, planteándole el desafío de estudiar y jugar a la pelota lejos de casa. Todo pasa por algo, se dijo. Y puso en marcha el nuevo desafío con un equipo que después de repetidos éxitos en Liga Rosarina jugará por primera vez en AFA.

CANOB Fútbol Femenino

-Llegaste, te instalaste, arrancaste a estudiar y a entrenar. Es un montón…

-Me iba a venir dos semanas antes pero me agarró coronavirus y tuve que esperar. Por suerte lo tuve re tranqui. Lo único que sentía era falta de olfato, al otro día seguía igual y me hisopé. Como había hecho frío pensé capaz que me resfríe, pero después me dio positivo y me tuve que quedar. Arranqué a la par la facultad y los entrenamientos. Viene todo bastante bien. Me encontré con un nivel de entrenamiento mucho más exigente. Me gusta. El otro día estaba contando cuántas personas de Newell’s estaban presentes cuando entrenábamos y eran como nueve: coordinadoras, profesores, kinesiólogos… Un montón de personal. Me gusta que nos den bola, que nos presten atención.

-Te habías presentado el año pasado, pero las circunstancias eran distintas porque no era un equipo que se estaba armando para jugar inmediatamente en AFA. ¿Se notó eso ahora?

-Sí, supongo que las cosas habrán cambiado cuando se confirmó que empezaban a competir en AFA. Pero según las chicas venían con un entrenamiento muy parecido desde hace tiempo. Obviamente ahora es mejor, porque están re motivadas. Ya me habían dicho que querían prepararse bien para entrar, que no lo iban a hacer porque sí.

-¿Vos aquella vez habías llegado a entrenar?

-Hice una prueba. Ahí me habían dicho que vuelva pero a los dos o tres días fue la cuarentena obligatoria. A mí me había gustado, pero pensé que con todo eso de la cuarentena se había pinchado. Después retomé los entrenamientos con Sarmiento y pensé que cuando volviera a llegar el momento de irme a estudiar iba a tener que hacer otra prueba, porque no se iban ni a acordar de mí. Mágicamente un día me llega un mensaje del profe para preguntarme cómo estaba y si había vuelto a entrenar. Ahí me dijo que le gustaría contar conmigo porque iban a entrar en AFA. Me quedé sorprendida. Les dije que iba a terminar el torneo con Sarmiento y que después ya iba a ir. Desde entonces me mantuve en contacto con él, la verdad que re bueno.

-¿Estás para jugar siempre de central o puede volver aquella número cinco?

-No, yo quiero jugar de central. Ya lo siento mi puesto. El primer tiempo contra Social Lux lo jugué de 6 y el segundo lo jugué de 2.

-¿Cómo te sentiste en tu primer amistoso?

-Me dijeron que jugué bien y yo sentí que estuve bien. De todos modos me hubiese gustado demostrar un poquito más. Lo que pasa es que tenía muchos nervios por ser el primer partido y quizás me faltó esa tranquilidad de pedir un poquito más la pelota y salir jugando mejor. Creo que es un partido que sirvió más que nada como una cuota de confianza para soltarme más y hacer lo que vengo acostumbrada a hacer.

CANOB Fútbol Femenino

-Da la sensación que por estructura, por economía y también por la capacidad de atraer jugadoras Newell’s va a ser como el Vélez de la pasada temporada de Primera B. ¿El objetivo es el ascenso?

-Totalmente. Vi un nivel muy bueno. Me sorprendió. Hay muchas jugadoras que juegan muy bien. A parte es un nivel de entrenamiento que yo no había sufrido, por así decirlo. Me parece que lo peor de la pretemporada ya lo pasaron y ahora estamos más tranqui. Pero si esto no es lo peor, menos mal que zafé el principio porque me iba a morir, jaja. Por ahora hicimos mucho físico. Fútbol más que nada reducido. Vi mucho manejo de pelota, desde las defensoras a las delanteras. La cuatro tiraba unos centros que parecía Dani Alves…

-Por lo que puede ver de la Primera C, sacando a los clubes de punta en cada categoría, hay un pelotón de equipos que no tienen grandes diferencias, sino que al armarse todo nuevo a algunos les tocó caer en la C y a otros en la B. ¿Sentís que el nivel competitivo va a ser parecido al que ya conociste con Sarmiento?

-Creo que hasta que todo se arme un poquito, con los ascensos y descensos, no va a haber tantas diferencias entre las dos categorías. Nosotros con Sarmiento jugamos un amistoso contra Tigre que tenía un buen equipo y nos hizo un buen partido. Ese equipo se quedó en la C y es el único del que tengo referencia.

-Igual Tigre fue el mejor equipo de la C y le tocó quedarse sin ascenso por el cambio de formato. Algo parecido a lo que pasó con Argentinos Juniors en la B.

-Yo si soy uno de esos equipos me pondría mal, porque hacés un re buen torneo largo y después no se te da. El Reducido también tiene mucho de suerte.

-Lo que es innegable, más allá de esa falta de referencia, es que Newell’s tiene todo para ir por el ascenso.

-Obvio. Son un equipo grande, de una gran ciudad. Yo creo que se preparan para ser un equipo serio y para ascender. Creo que vamos a tener un buen plantel para pelear. Si no me equivoco fue el último campeón de Liga Rosarina. Y lo que tiene es que hay muchas jugadoras acá en Rosario, mucha cantidad de equipos y muy buen nivel.

CANOB Fútbol Femenino

-¿Qué sensaciones todavía se llevan en la cabeza, en el corazón, de la final que no se dio con Sarmiento en Salto? ¿Y qué cosas ya empezaron a quedar atrás con este volver a empezar?

-Fue difícil para mí. Sentía que no quería jugar más al fútbol. Me plantearon que lo siga haciendo. Yo ya sabía que el fútbol es así. Que a veces ganás y a veces perdés. Naturalmente son más los momentos en los que una sufre que en los que es feliz. Pero cuando llegan los momentos de felicidad es una plenitud bárbara. Era lo que podía pasar y lamentablemente nos pasó. Me dolió la imagen que dimos, que no era la que correspondía ni lo que realmente fue Sarmiento en todo el Reducido y todo el torneo. Si no ascendíamos perdiendo 1-0 y jugando bien, estaba perfecto. Pero fue un partido raro, en el que nosotras no funcionamos. Prefiero no hablar de lo que puede haber fallado o no y quedarme con lo que fue. Perdimos bien porque ellas supieron cómo plantear una final. Una tiene que reponerse de eso. Da tristeza porque a la vez sabés que son momentos únicos, que tenés un montón de jugadoras que después se van y el equipo cambia. También siento que más allá de haber tenido mis errores, en esa final dejé todo. Quizás hubiese sido peor si no lo sintiera así. A la vez siento que todo pasa por algo. Yo soy de Sarmiento y ojalá les vaya re bien a las chicas y puedan ascender. Pienso qué hubiese hecho yo si ascendíamos. Tal vez no estaba lista todavía. Y por otra parte ahora estoy re contenta porque las chicas de acá de Rosario me trataron súper bien, son re buenas compañeras. Se han preocupado en ver en qué voy hasta Bella Vista a entrenar, porque saben que no conozco la ciudad. Estoy muy contenta porque veo el nivel, veo cómo juegan las chicas y me dan muchas ganas de jugar desde donde me toque y de aprender, que es lo que más estoy haciendo.

-En ese todo pasa por algo, qué justo recibir el mensaje del técnico diciendo que quería contar con vos justo cuando se te cruzó por la cabeza dejar de jugar…

-Es que creo que también necesitaba eso. Una motivación nueva. Está bueno. Amé haber jugado el torneo con Sarmiento, porque soy hincha. Capaz que me metía alguna ficha de que podría haber hecho un poco más. Me hubiera gustado estar un poco más en el equipo para poder dejar mi marca. Pero bueno, a la vez siento que hice lo que pude y que los que nos siguieron valoran mi esfuerzo.

-Pero dejaste tu marca. Incluso tu baja y la de Sofi D’Ambrosio son las más significativas pensando en otra temporada.

-Sofi es una genia. Es muy buena. A mí me sorprende mucho. Ojalá la rompa. Y en lo personal creo que me fue bien, que crecí porque mis compañeras también me lo permitieron. Me gustó mucho estar en Sarmiento porque ya había encontrado un funcionamiento y hacía que yo pudiera jugar bien. Eso está bueno. Yo por Sarmiento dejaba todo. A mí no me importaba nada, tenía una ganas de que ascendiéramos. Cuando entraba a la cancha me decía hoy tenés que dejar todo, la tenés que romper y te tienen que aplaudir… Eso es lo que a mí me sirve. Cada uno tiene una mentalidad que le trabaja diferente. Sinceramente me da mucha tristeza haberme ido, pero quién dice… Quizás pronto nos crucemos.

-Es que ahí está el crecimiento. Hoy no solo vamos a tener otro año más de un representativo de la ciudad compitiendo en AFA, sino también a más jugadoras representando el fútbol de Junín y la zona en grandes equipos de Argentina.

-Si, totalmente. Yo a la vez pensaba qué chocante va a ser cuando vea la primera foto con otra camiseta, porque son muchos años. Igual yo me encariño rápido y siempre me gustó Newell’s. Me habían dicho andate a probar a Central y yo dije no, voy a ir a Newell’s, porque me gusta Newell’s. En la primaria tenía una profe que era fanática y yo no sé por qué pero lo seguía.

-Ya hemos hablado de lo difícil que es ser mujer futbolista. Ahora le sumás estudiante, lejos de la familia, 19 años… ¿Mucho sacrificio?

-Sí, pero mi motivación fue que mi familia me dijo si vos lo querés hacer lo vas a poder hacer. He visto que muchas jugadoras de la Selección Argentina están recibidas y me dije que si pudieron por qué yo no. Me gusta estudiar y el fútbol lo amo. Son dos cosas que me gustan y siempre que me dedique a ambas lo voy a poder hacer.

Por Juani Portiglia

Si queres recibir a diario las noticias de Junin24 en tu celular, envianos un mensaje de Whatsapp al 2364695729 con la palabra ALTA y agendanos como contacto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.