Foto de Brenda León - Club Atlético Sarmiento

El último domingo, por la sexta fecha de la Zona A de Primera B, Morena Iraola tuvo tres grandes motivos para celebrar: su debut oficial con Sarmiento en AFA, el gol ante Liniers y el triunfo 9-1 como visitantes que consolidó a Las Maestras en la cuarta posición de un grupo que otorga precisamente cuatro cupos a instancias de playoffs por el ascenso a la máxima categoría del fútbol argentino.

«Mejor no podía salir. Estoy re contenta por eso. Me dio mucha seguridad, aunque igual ya venía y sigo con todas las pilas. Por ahí me hacía la cabeza cuando pasaban los partidos y no me tocaba entrar. Cuando hacíamos fútbol en los entrenamientos pensaba este finde entro. Y después no. Igual me ponía re contenta por las chicas que lo daban todo, pero un poco me agarraba el bajón de no jugar. Yo me rompo el lomo entrenando. Ahora ya está, ya se me dio. Pero de todos modos pienso seguir y no rendirme, porque me costó mucho llegar hasta acá», le contó a Junín24 Fútbol Femenino la delantera de 18 años que llegó desde 9 de Julio.

Si de no rendirse se trata, el camino que la trajo a Sarmiento puede ser ejemplo para muchas otras deportistas. Es que no bajoneó ante la primera oportunidad que se frustró. No tiró la toalla en la segunda, ni se quejó cuando no se le cumplió la ley que dice que la tercera es la vencida. Ahora que está un pasito más cerca de cumplir lo que sueña desde chica, la motivación es doble.

«Creo que les gané por cansancio. Me vieron tantas veces probandomé que dijeron ya fue, la llamamos. Cuatro o cinco veces me probé. Fueron una vez, me probé, pero nada. Después, a cada lado que iban yo iba. La última fue en Casares y ahí me preseleccionaron, cosa que no me había pasado en las pruebas anteriores. Después ya vine acá a Junín y bueno… Arrancó todo», dijo.

Y agregó: «Yo vine de allá sabiendo que no iba a ser fácil, que no venía acá a ser titular. Sabía que me tenía y me tengo que romper el lomo entrenando para tener lo mío, porque nadie nunca me regaló nada. Hay que entrenar y entrenar hasta que te toque entrar. Y cuando entrás tenés que hacer. Yo ya venía con eso en la cabecita. Obvio que hay momentos en los que no estar en una convocatoria me puede poner mal, pero no le aflojo. No me voy a rendir. No está en mis planes eso».

La adaptación al grupo fue inmediata. Con lo que a una recién llegada a un nuevo lugar le puede costar sentirse cómoda, Morena metió de arranque un par de sonrisas y la hizo fácil. Entonces, nomás le quedó enfocarse en ganarse en cada entrenamiento la confianza del cuerpo técnico para empezar a ganar cada vez más minutos en cancha. «Me hice querer porque soy así. Me llevo re bien con todas las chicas, me cago de risa. Yo ya soy así, una loca arrebatada que si no me quieren las hago quererme a la fuerza, jaja. En cancha se que todavía me falta, pero a la vez siento que cada vez voy agarrándole más la mano al juego que hacen ellas. Estoy luchando para poder ganarme un puesto, porque también somos muchas las delanteras. Ojalá que pueda sumar contra Camioneros y meter un golcito más. Si hay algo en lo que me tengo confianza es a la hora de pegarle al arco», remarcó pensando en el partido que se jugará este domingo, desde las 13.00, en Ciudad Deportiva, donde espera tener su estreno ahora jugando de local.

Desde que decidió ir a la primera prueba, la delantera tenía claro que Sarmiento era un equipo con aspiraciones importantes en la categoría, que se había quedado a un pasito del ascenso en la temporada debut y que ahora iba en busca de redoblar la apuesta. El inicio, sin embargo, no fue el que ni ella ni sus compañeras esperaban, pero una racha de tres victorias consecutivas que esperan extender propició el cambio de aire necesario adentro de un plantel muy renovado.

«Yo no conocía y no conozco a los equipos con los que jugamos. Los voy conociendo a medida que los enfrentamos y los voy viendo. Sí sabía que Sarmiento era un equipo fuerte, con el objetivo del ascenso. Lo del inicio del torneo puede pasar. A veces se gana y a veces se pierde. Pero ahora también es cierto que no hay que perder puntos. Creo que se le empezó a tomar el gustito a ganar y hay que seguir ganando«, señaló.

Foto de Brenda León – Club Atlético Sarmiento

LOS INICIOS

Con siete años empezó a correr atrás de una pelota y hasta que se le abrió la posibilidad de integrarse al plantel de Sarmiento defendió siempre la camiseta del Club Atlético French, donde compartió equipo con otras jugadoras bien conocidas por estos lados como Estefanía Ríos y Delfina Brance.

«Empecé por una compañera que vivía a la vuelta de mi casa. Nos juntábamos siempre y la hermana de ella jugaba a la pelota en French. Nos dijo de empezar. Entrenábamos en el Mercantil y no teníamos en qué ir. Entonces arreglamos con el DT Mauricio Piombo, que todos los días nos pasaba a buscar en el auto. Éramos como ocho pibitas y nos repartía después a cada cual en su casa«, recordó la jugadora que en Junín comparte casa con Lourdes Castro, Lourdes Palavecino, Candela Naites, Linda Ledesma y Sapito, «el nene de la casa».

Y agregó: «Después armamos el re equipo, con Estefi Ríos, Huilen De Angelo, Paula López, Delfina Brance… Hay una linda liga para jugar allá y es competitiva. Yo siempre jugué en French hasta venir a Sarmiento. No podía despegarme de ahí. En un momento estuve por ir a jugar a 12 de Octubre, pero me había encariñado mucho con el club y las chicas».

Foto de Jenifer Gómez

EL SUEÑO QUE QUEDA

Como cualquier pibita que se enamoró la primera vez que pateó una pelota, el objetivo final siempre será poder ser reconocida por la disciplina que abrazó y que esta sea la actividad que le permita desarrollarse profesionalmente. El viaje de 9 de Julio a Junín fue un primer paso. Y que venga lo que tenga que venir.

«Trabajar vamos a tener que trabajar, eso es obvio. Pero me encantaría algún día poder vivir del fútbol, porque es lo que hago hace años. Ojalá pueda. Me tengo mucha fe. Se que las condiciones las tengo. De chiquita lo soñaba. Y ahora que estoy más cerca, más todavía. Se que se me va a dar. Ojalá que Dios me ayude».

UN APODO PARA MORENA

La tipa ya dejó claro que es la alegría de la casa y esa misma energía intenta llevar a cada uno de los entrenamientos. No entiende, entonces, que no la hayan rebautizado todavía con ningún apodo y esa es la razón por la que Junín24 Fútbol Femenino decidió sumarse a la campaña internacional Un apodo para Morena, dejando abiertos sus canales de comunicación para escuchar propuestas. «Podés creer que no me pusieron apodo a mí que soy la más loca de todas. La verdad que tengo que tener uno, pero todavía no me han dicho. Algún apodo me tienen que poner, cualquiera. Mi familia me dice El Tanque Iraola, jaja».

Foto de Brenda León – Club Atlético Sarmiento

Por Juani Portiglia

Si queres recibir a diario las noticias de Junin24 en tu celular, envianos un mensaje de Whatsapp al 2364695729 con la palabra ALTA y agendanos como contacto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.