“Justicia, Justicia, Justicia”, un único grito de los vecinos de este distrito gobernado por el Frente de Todos y que marcharon por Lucas Cancino. Se juntaron a metros del colegio al que debía ir la víctima y cortaron la calle. El chico tenía 17 años y lo mataron cuando salía para el colegio

Avenida Mitre y Juan C. Varela, en Ezpeleta. A 150 metros de allí está el colegio Papa Eugenio Pacelli. Hasta ahí debía llegar este miércoles a la mañana Lucas Cancino (17) en su bicicleta. Sin embargo, dos delincuentes lo interceptaron cuando salía de su casa para robarle y le dieron una puñalada mortal. Ahora, a 150 metros de esa escuela que ya no lo verá llegar, y a más de 10 horas del asesinato que conmueve a Quilmes; los vecinos marchan para pedir Justicia y Seguridad.

“Justicia, justicia, justicia”, pedían los vecinos mientras aplaudían y cortaban la calle a las 18.17, trece minutos antes de que comenzara la marcha, pautada para las 18.

Fue una mujer con delantal blanco, que llevaba una cartulina amarilla en sus manos y donde pedía “Justicia por Lucas”, con una foto de la víctima, fue quien tomó la iniciativa, cortó la calle y arrastró con ella al resto de los vecinos que se iban acercando tímidamente al lugar desde las 18.10.

“No hacemos nada con las alarmas vecinales, con las que puso la Intendenta, con las cámaras de seguridad… No hacemos nada. Necesitamos a la milicia en las calles”, dijo a Infobae la mujer del delantal blanco, colega de la mamá de Lucas, que es profesora de Matemáticas.

La docente, colega de la mamá de Lucas, en la marcha 

De fondo, una bandera con los colores de celestes y blanco se desplegaba entre los vecinos. “Vienen de abajo a robar a los chicos cuando salen o entran (del colegio)”, explicó la mujer de 43 años que siempre vivió en el barrio, mientras los gritos de los manifestantes de “Justicia” recrudecían de fondo. “Todos los padres del colegio están consternados. Esperamos que salga la milicia a la calle. Todo Quilmes es inseguro, a cualquier hora del día”.

Ernesto Luis, tiene 74 años, y fue el primero que llegó a la esquina de la marcha. “Vivo a tres cuadras. Hace 44 años que vivo acá. A mí me robaron ocho veces. Una vez hasta me secuestraron con mi hijo y me largaron en Bernal. Es muy inseguro, esto es una mierda”. Y sin dejar de sostener la bandera argentina, amplió: “En cualquier momento viene un hijo de puta y te afana. Tenga Es una vergüenza. No se puede vivir más. Tengo 74 años, hoy vivo peor que nunca”, dice el hombre, que tiene dos hijos y cinco nietos”.

“Señor ministro la inseguridad no es una ‘sensación’ nos están matando todos los días. Justicia por Lucas, ya no queremos más Lucas”, rezaba una cartulina naranja. Para las 18.30, el horario del inicio de la marcha, un centenar de vecinos se agolparon en avenida Mitre y Varela.

Marchan para pedir Justicia en Quilmes 

Entre los vecinos, aplaudiendo y pidiendo “Justicia, estaban el Fernando, el preceptor Lucas, acompañado de otro docente. “Era muy bueno, tenía muy buenas calificaciones y un futuro por delante y bueno… Se lo arrebataron y dejaron a una familia sin su hijo y a sus compañeros sin su amigo, en este último año”, se quebró en diálogo con Infobae.

Y contó con la voz quebrada: “Me pegó muy mal esta situación, es una injusticia bárbara. No pueden los chicos a salir a estudiar con miedo y que pierdan su futuro porque se los arrebatan”. También dijo que en el colegio siempre hay hechos de inseguridad, que deben llamar a la Policía y tomar precauciones: “No es de ahora, esto es de hace rato… Hoy las autoridades tienen que venir a dar una explicación de por qué no están con su compañero y porqué tienen que correr el riesgo para venir a estudiar”.

El padre Oscar Marchesi es el sacerdote de la catedral de Quilmes. Oriundo de Mendoza, 64 años, hace 14 que en Quilmes. “Estoy aquí como ciudadano de la inseguridad, de la injusticia, del mal manejo de los fondos, como esto de los viajes de egresados -que este niño no lo va a poder gozar-, en vez de dar ese dinero para seguridad, para la salud, para los hospitales”, se sinceró.

Bronca, dolor e indignación en la marcha tras el crimen de Lucas

Y agregó: “En la parroquia y en los comedores estamos siendo víctimas de robos. Hace tantos años que nos vienen prometiendo cosas que no se ven. Uno está descorazonado pero con la ayuda de Dios y del pueblo creo que se puede salir adelante”.

Cinco minutos antes de las 19, los cantos contra Mayra Mendoza, la intendenta de Quilmes, elevaron el tono de los vecinos. “Y Mayra dónde está”, cantaban. Un cartel, reclamaba: “Fuera Mayra Mendoza”.

EL CASO

El asesinato de Lucas ocurrió poco antes de las 8, cerca de la casa de los abuelos del adolescente, ubicada en Combate Naval al 1.500, entre Lugones y Ascasubi. El chico se subió a su bicicleta para ir al colegio Papa Eugenio Pacelli, ubicado a unas 20 cuadras; pero solo avanzó unos metros, cuando fue abordado por otro joven que quería robarle sus pertenencias.

Los dos detenidos

Según pudo saber Infobae, testigos aseguraron que la primera reacción del chico fue oponerse y, en medio del forcejeo, recibió una puñalada en el pecho. Gravemente herido, Lucas volvió como pudo hasta la casa de sus abuelos, y alcanzó a cruzar la reja de la entrada para pedir ayuda. Pero se desvaneció. Minutos más tarde llegó una ambulancia del SAME, que constató que el adolescente ya estaba muerto.

Por el crimen hay dos detenidos, uno de ellos sería el autor material del homicidio de Lucas. También se halló un cuchillo que será peritado. La fiscal Karina Gallo, de la UFI N°4, imputó a los sospechosos por el homicidio en ocasión de robo. Los indagará en las próximas horas.

Si queres recibir a diario las noticias de Junin24 en tu celular, envianos un mensaje de Whatsapp al 2364695729 con la palabra ALTA y agendanos como contacto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.