Hace nada más que dos años, muchas de ellas se calzaban la camiseta de Sarmiento pero para irse a entrenar muy lejos del club. Ninguna había cumplido siquiera los 14 y tratando de controlar la pelota en las irregularidades del Parque Borchex estaban demasiado ocupadas como para ponerse a pensar en un torneo que lleve el nombre de la Conmebol.

Hace nada más que dos años, además, a muchas de ellas les tocó aprender a convivir con la decepción de no poder ganar siempre. Fueron dos las finales perdidas, en Sub-15 y en una Sub-17 a la que llegaron siendo las más chiquitas del torneo para empezar a demostrar que podían jugar a lo grande.

«Jueguen, chicas. Jueguen», les repite Jonatan Villarreal con tanta insistencia que varias deben soñar con eso. El secreto del fútbol formativo justamente es ese: no cambiar las formas. «¡Juegen por abajooooo!», se desespera el DT y ellas saben que lo dice por su bien, que después vendrá el abrazo del reencuentro y la felicitación.

Las Maestritas siguieron jugando hasta que dos años después, con un título de la categoría Sub-17 en las vitrinas, muchos debuts en Primera División, nuevas jugadoras llegadas desde otros clubes de Junín y también desde la zona, y hasta presencia en AFA; el Estadio Eva Perón les abrió sus puertas para que lo hicieran propio el último miércoles, por el partido de ida de la final de la etapa provincial del Torneo Desarrollo Conmebol.

Padres, madres, abuelos y abuelas que hace dos años buscaban el huequito para escaparse del trabajo y dejarlas en el Parque, ahora se acomodaron cómodos en la platea para disfrutar de una nochecita de verano. ¿Podés creer que hasta novios había ahora? Foto de acá y foto de allá, porque cómo no iban a colapsar las historias de Instagram con ellas ahí plantadas y la inmensidad de las tribunas de cemento cubriéndoles las espaldas.

«¡Jueguen chicas!». Y llegó la hora de subir esa escalera. Sabrán ellas si las piernas temblaron o si los escalofríos cruzaron la espalda, porque lo único que dejaron ver fue la sonrisa de quien sabe que esa noche es su noche. Mia Balvidares, Emilia Alonso, Micaela Romero, Lola Bermúdez, Martina Lombardo, Delfina González, Abigail Corón, Justina Rossa, Dalma Lucero, Yanela Tracchia y Morena Culaciati fueron las elegidas por Jonny Villarreal para salir desde el arranque. «¡Jueguen!». Tiziana Fernández, Martina González, Celeste Echegaray, Valentina Echegaray, Sol Fermanelli, Luz Marzol y Soraya De Olivera integraron el banco de suplentes.

Tuvieron que pasar nada más que un par de minutos para saber que el partido iba a ser durísimo. Aldosivi no solo presentó jugadoras con gran manejo de pelota, sino que además se plantó en la cancha dejando ver que es un equipo muy trabajado desde lo táctico. El equipo marplatense buscó incluso tomar la iniciativa en el ataque, con buenos encuentros entre Corona, Valentina Fernández y Micaela Díaz. Pero para desactivar esas aproximaciones surgió la figura de Lola Bermúdez, muy exacta a la hora de salir a cruzar por izquierda y por derecha.

A los 4 minutos el que avisó fue Sarmiento, con una pelota larga que jugó Yanella Tracchia para poner a correr a Morena Culaciati tras una falla defensiva en el intento de despeje, pero a la 9 le quedó larga y la arquera Milagros Piernes pudo controlar en dos tiempos. A los 16 respondió Aldosivi con un remate de Micaela Fernández desde afuera del área que salió cerca. A los 20 Culaciati ganó poniendo el cuerpo en el área y esta vez si pudo probar a la arquera con un remate cruzado al que esta dio un rebote que por poco no llega a aprovechar Justina Rossa para abrir el marcador. Un minuto más tarde Yanela Tracchia ubicó el ingreso al área de Delfina González para que esta ensayara un tiro de primera que buscaba arco pero que se encontró con la humanidad de su marcadora. Ya en 29 la que probó desde afuera del área fue Abigail Corón, tomando de aire y de primera una pelota que llegó tras un despeje y sacándola por arriba del travesaño.

Las emociones fuertes todavía estaban al caer y se sucedieron una tras otra para dar forma a un segundo tiempo de alto vuelo, pero también de gran tensión. En apenas 30 segundos Valentina Fernández cedió una habilitación precisa a Morena Díaz, pero la delantera se encontró con el corte justo de Emilia Alonso para desactivar el peligro. Los primeros 10 minutos fueron los más difíciles en el partido para Las Maestritas, que no lograban cruzar mitad de cancha con pelota al piso. Y Aldosivi se lo haría pagar a los 9, cuando Sepúlveda encontró con gran pase el ingreso al área de Mia Goñi, que cruzó su disparó lejos de la posición de Balvidares y también de Lucero, que se había quedado plantada sobre la línea, para poner el 1-0.

«¡Jueguen, chicas. Jueguen!». Luz Marzol había ingresado al campo hacía un par de minutos en reemplazo de Martina Lombardo, a la que no solo le tocó sacrificar su habitual posición más adelantada para plantarse en el lateral derecho sino que además llegó al partido con una molestia en su rodilla. Y el crédito de Iriarte no tardaría en pagar la confianza del DT, porque a los 21, después de recibir de Emilia Alonso, perdió ante su marcadora y volvió a pelearla para recuperar, para sin dudarlo un segundo después meterle bomba desde afuera del área y poner la pelota por encima de la arquera, desatando el festejo y devolviéndole la confianza a un equipo que necesitaba reencontrarse con su propuesta.

Un minuto más tarde pareció que Fernández se escapaba mano a mano con Mia Balvidares, pero Lola Bermúdez metió un pique Modo Macherano para descontarle los metros de carrera que su rival le llevaba de ventaja y terminar cerrándola justo cuando se disponía a definir. Ocho faltaban para el final cuando Micaela Fernández sorprendió recibiendo desde afuera del área para levantarse la pelota y darle de aire en dos movimientos, poniendo la pelota por encima de Balvidares para marcar el 2-1.

El golpe no era fácil de asimilar, pero Las Maestritas lo pueden todo. Abigail Corón metió un centró al área a los 30, Sepúlveda la rechazó y Micaela Romero, que ya había salvado su arco de un gol rival sobre la línea, la agarró como venía, desde 40 metros, y se quedó durante ese segundo mágico inmóvil observando el trayecto de una pelota que bajó justita, rozó el palo y se metió en el arco defendido por Piernes, sentenciando el 2-2 definitivo que llevará la final en tablas a Mar del Plata, el próximo 17 de noviembre.

«¡Vamos, chicas! ¿Qué son esas caras? ¡Jugamos un partidazo! En nuestra cancha, con nuestra familia que nos vino a ver. ¿Qué son esas caras? ¡Vamos, chicas¡ ¡¡VAMOS!!, arengó Lola Bermúdez a sus compañeras antes de la foto que juntó a dos equipos que se intercambiaron aplausos por lo hecho en una noche histórica que tuvo lugar en el Eva Perón. Historia que solo se puede hacer jugando. Y entonces jueguen, chicas. ¡Jueguen!

Si queres recibir a diario las noticias de Junin24 en tu celular, envianos un mensaje de Whatsapp al 2364695729 con la palabra ALTA y agendanos como contacto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.