(CNN) — Las Fuerzas Especiales de EE.UU. llevaron a cabo «con éxito» una misión antiterrorista en el noroeste de Siria este miércoles por la noche, lo que resultó en la muerte del líder de ISIS, Abu Ibrahim al-Hashimi al-Qurayshi, anunció el presidente Joe Biden este jueves por la mañana.

Fue la redada estadounidense más grande en el país desde la operación de 2019 que mató al líder de ISIS, Abu Bakr al-Baghdadi.

Fuentes en el terreno informaron múltiples muertes. Al menos 13 personas murieron en los enfrentamientos que tuvieron lugar durante y después de la redada, incluidos seis niños y cuatro mujeres, según el grupo de defensa civil sirio Cascos Blancos.

No hubo bajas estadounidenses, según el Pentágono.

“Anoche, bajo mi dirección, las fuerzas militares estadounidenses en el noroeste de Siria llevaron a cabo con éxito una operación antiterrorista para proteger al pueblo estadounidense y a nuestros aliados, y hacer del mundo un lugar más seguro”, dijo Biden en un comunicado. «Gracias a la habilidad y valentía de nuestras Fuerzas Armadas, hemos sacado del campo de batalla a Abu Ibrahim al-Hashimi al-Qurayshi, el líder de ISIS. Todos los estadounidenses han regresado sanos y salvos de la operación».

El secretario de Prensa del Pentágono, John Kirby, dijo en un comunicado el miércoles por la noche que la misión fue realizada por el Comando Central de Estados Unidos, que controla las operaciones y actividades militares en el Medio Oriente.

La corta declaración del Pentágono no reveló un objetivo para la misión de operaciones especiales o si hubo algún indicio de víctimas civiles.

Pero varios testigos y rescatistas le dijeron a CNN que los bombardeos y las explosiones precedieron a un ataque aéreo de las fuerzas estadounidenses poco después de la medianoche y tuvieron como objetivo una casa en la zona fronteriza sirio-turca de Atmeh, en el enclave rebelde de Idlib.

La gente revisa una casa destruida después de una operación del ejército estadounidense en la aldea siria de Atmeh, en la provincia de Idlib, Siria, el jueves 3 de febrero de 2022. Las fuerzas especiales estadounidenses llevaron a cabo lo que el Pentágono dijo que fue una operación exitosa a gran escala. (Foto AP/Ghaith Alsayed)

Además de los 13 muertos, dos personas también resultaron heridas y un edificio quedó «parcialmente destruido» tras el allanamiento, según los Cascos Blancos.

Un testigo en Atmeh, que pidió no ser identificado por razones de seguridad, dijo que se produjeron disparos de ametralladoras desde al menos tres helicópteros que volaban por encima, seguidos de una explosión unos minutos después. El área tiene una fuerte presencia de las fuerzas de Hay’at Tahrir al-Sham (HTS), que anteriormente estaban afiliadas a al Qaeda.

«Escuché desde la distancia a una persona que habla árabe con acento iraquí pidiendo a las familias que evacuaran el área y estarían a salvo», dijo el testigo. «Vi desde la distancia que había ametralladoras disparando desde el suelo hacia los helicópteros».

El testigo dijo que dos de los tres helicópteros que vio aterrizaron una hora después de que comenzaran los enfrentamientos. “Alrededor de las 3:20 a. m., los helicópteros partieron y vi una luz lejana que parecía un incendio”, dijo el testigo.

El testigo también dijo que escuchó lo que parecían ataques de aviones no tripulados y dijo que las fuerzas de HTS estaban impidiendo que los civiles ingresaran al área.

CNN se ha comunicado con el Comando Central.

Estados Unidos ha atacado repetidamente a al Qaeda y sus afiliados en el noroeste de Siria, y el Pentágono reconoce que al menos un ataque en los últimos meses puede haber causado víctimas civiles. Pero la operación de este miércoles fue la más grande desde que una redada de dos horas mató al líder de ISIS, Baghdadi, en el noroeste de Siria en octubre de 2019.

En septiembre pasado, el ejército atacó a un alto líder de al Qaeda cerca de Idlib, Siria, según un comunicado del Comando Central. Un mes después, el ejército llevó a cabo un ataque con aviones no tripulados contra Abdul Hamid al-Matar, un alto líder de al Qaeda, dijo el Comando Central.

Y luego, en diciembre, los militares atacaron a Musab Kinan, un alto líder de Hurras al-Din, afiliado de al Qaeda, cerca de Idlib. El Comando Central abrió una investigación sobre la posibilidad de víctimas civiles por el ataque, pero el Pentágono no pudo proporcionar actualizaciones en ese momento.

Mientras tanto, varias partes de Siria e Iraq han visto un resurgimiento de ISIS. El mes pasado, más de 100 combatientes de ISIS atacaron una prisión en el noreste de Siria en un intento por liberar a los miembros encarcelados del grupo extremista. Al menos 200 reclusos y 30 miembros de las fuerzas de seguridad murieron en los enfrentamientos que siguieron a la frustrada fuga de la cárcel.

Si queres recibir a diario las noticias de Junin24 en tu celular, envianos un mensaje de Whatsapp al 2364695729 con la palabra ALTA y agendanos como contacto.