(CNN) — El Gobierno del presidente Joe Biden declaró la viruela del mono como emergencia de salud pública este jueves, mientras los casos van en aumento en Estados Unidos.

El anuncio ocurrió durante una sesión informativa del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés).

El Gobierno ha recibido múltiples críticas por su manejo del brote, al punto que algunos pidieron a la administración que declarara una emergencia nacional sin demoras.

El primer caso de la viruela del mono en EE.UU. se identificó a mediados de mayo. Y, desde entonces, han detectado más de 6.600 casos probables o confirmados en el país. De hecho, todos los estados reportan contagios excepto en Montana y Wyoming.

La medida va en línea con el precedente de la Organización Mundial de la Salud que declaró la viruela del mono como una emergencia de salud pública de interés internacional. La OMS explica que esta clasificación se refiere a «un evento extraordinario» que constituye un «riesgo de salud pública para otros Estados a través de la propagación internacional de enfermedades» y «que potencialmente requiere una respuesta internacional coordinada».

Algunas ciudades y estados, incluidos la ciudad de Nueva York, San Francisco, California, Illinois y Nueva York, ya han declarado la viruela del mono como una emergencia. Lo que les permite acceder a fondos y recursos para sus respuestas al brote.

El martes, el presidente Joe Biden nombró a Robert Fenton como coordinador nacional de respuesta de la Casa Blanca a la viruela del mono. Fenton, un administrador regional de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias que supervisa Arizona, California, Hawái y Nevada, coordinará las acciones del Gobierno federal frente al brote. El Dr. Demetre Daskalakis, director de la División de Prevención del VIH/SIDA de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés), se desempeña como coordinador adjunto.

Algunos expertos en salud pública han criticado duramente al Gobierno de Biden por no actuar más rápido para abordar la crisis.

Una de esas críticas, como reportó CNN horas antes este jueves, fue que el HHS esperó más de tres semanas después del primer caso confirmado en Estados Unidos para ordenar que las existencias al por mayor de la vacuna contra la viruela del mono ––que el Gobierno posee y almacena en Dinamarca–– se embotellaran y enviaran al país para su distribución. El retraso se debió en parte a la preocupación de que una vez que las vacunas se sacaran del almacenamiento, perderían años de vida útil.

La viruela del mono puede infectar a cualquier persona, pero la mayoría de los casos en de este brote en EE.UU. se han registrado entre hombres que tienen sexo con hombres, incluidos hombres homosexuales y bisexuales, y personas que se identifican como transgénero. Se requiere que haya un contacto cercano con una persona infectada para que el virus de la viruela del mono se propague, dicen los expertos.

Los CDC inicialmente anunciaron que las vacunas para la viruela del mono se liberarían de la Reserva Nacional Estratégica y se ofrecerían a contactos de «alto riesgo» de los pacientes con la enfermedad, así como a los trabajadores de la salud que los tratan. Desde entonces, los funcionarios federales de salud han ampliado los esfuerzos de vacunación para centrarse en la comunidad más amplia de hombres que tienen sexo con hombres, el grupo demográfico que constituye la mayoría de los casos.

Además de proporcionar vacunas, los CDC han dicho desde junio que han realizado un esfuerzo concertado para brindar una amplia educación y divulgación a la comunidad LGBTQ.

Si queres recibir a diario las noticias de Junin24 en tu celular, envianos un mensaje de Whatsapp al 2364695729 con la palabra ALTA y agendanos como contacto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.