Mientras se mantiene el prónóstico de lluvias para la zona oeste de la provincia de Buenos Aires, en la localidad de General Villegas, la más afectada por las inundaciones, intentan que el agua no suba. El secretario de Obras Públicas del municipio, Raúl López Ortea informó que “las defensas están respondiendo y la situación es estable, el agua que rodea al pueblo no baja pero tampoco sube y eso es bueno”.

Hay 9 bombas extractoras de agua trabajando en distintos puntos de municipio y se intensificó la limpieza en las ruta 226, 33 y 188. Todavía quedan 40 personas en el centro de evacuados de Villegas. En las comunidades de Piedritas y Santa Regina la situación es desesperante porque el agua sí entró en los barrios y son muchas las familias aisladas.

«Con las lluvias del lunes y martes se empezaron a registrar problemas en algunos pueblos. En la ciudad cabecera las complicaciones se dan en barrios bajos. Piedritas y Santa Regina están enfrentando inconvenientes serios”, declaró Pablo Del Vecchio, coordinador de Defensa Civil, a medios locales.

EL CAMPO DESESPERA

El director y coordinador de la provincia de Buenos Aires por la Federación Agraria Argentina (FAA), Jorge Solmi, advirtió que “muchos productores chicos directamente van a desaparecer”. En muchos casos, todavía están con la emergencia declarada desde 2015.

El 80% del partido está afectado, esto representa unas 500 mil hectáreas. Estos productores, en muchas casos, tras las inundaciones del año pasado, habían demorado su cosecha y esperaban recuperar las pérdidas de la temporada anterior. Con esta situación, los representantes del sector pidieron extender la emergencia a más sectores.

Si queres recibir a diario las noticias de Junin24 en tu celular, envianos un mensaje de Whatsapp al 2364695729 con la palabra ALTA y agendanos como contacto.