En Misiones, varias parejas no pueden concretar el sueño de dar el sí por culpa del Registro Civil. No es un problema de papeles, ni responsabilidad de los novios. Es un tema de plata. Las autoridades le deben 11 meses de alquiler a la dueña del edificio donde funciona en registro.

Según medios locales, la última pareja que no pudo casarse fueron Silvia Lestes y Martín Rodolfo Knass, que el viernes pasado se presentaron a la hora prevista en el Registro Civil, y lo encontraron cerrado. Ya suman cinco los matrimonios que no se pueden concretar. Las autoridades no contestan, y los novios no saben cuándo podrán casarse.

Vestidos de novia, al placard; el arroz, bien, gracias; y la ilusión del día perfecto, sin fecha. El único recuerdo de «la no boda» fue una foto delante del edificio cerrado.

Pero que la gente no pueda casarse no es el único problema. Los habitantes de Campo Grande no pueden hacer ningún trámite. Ni el cambio de domicilio ni anotar a los recién nacidos, ni pedir la partida de defunción. Toda la vida de un pueblo parada porque el Registro Civil no paga el alquiler.

Según informó el diario Día a Día, el jefe comunal de Campo Grande señaló que deben desde diciembre pasado. Aunque no se renovó el contrato, siguieron usando las instalaciones hasta que la dueña bajó la cortina.

La localidad de Campo Grande se encuentra a unos 145 kilómetros de Posadas, en la zona central de Misiones.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.