Estefanía BaniniFlorencia BonsegundoMariana LaroquetteMilagros MenendezMundial FemeninoSelección ArgentinaVanina Correa

Adentro o afuera de los octavos de final, vale aplaudirlas

Deportes
Adentro o afuera de los octavos de final, vale aplaudirlas

Es muy probable que se haya terminado el Mundial de Francia. Vale llorar. Vale putear. La Selección Argentina empató 3-3 ante Escocia y se quedó con dos puntos y chances muy remotas de clasificar a octavos de final como mejor tercero. Valen los reproches. Vale sentir que pudieron dar más.

Había ilusión por lo hecho en los primeros dos partidos. Vale la bronca. Por haberle empatado a las japonesas, subcampeonas vigentes. Vale la desilusión. Por haber perdido por la mínima ante Inglaterra, una de las selecciones más poderosas del planeta. Vale la angustia.

Ante Escocia la primera del partido fue para la Selección Argentina, pero el travesaño le devolvió un cabezazo limpito a Mariana Larroquette. Vale soñarlo en las peores pesadillas. Las europeas fueron adueñándose de las acciones y terminaron sacando ventaja de tres goles, ilusionándose ellas con la posibilidad de acceder a octavos de final como mejores terceras. Vale envidiar.

Mañana, cuando se completen todos los partidos de la fase de grupos, puede que se haya terminado el Mundial de Francia. Vale llorar. Vale putear. Pero hay algo que recién comienza, que se grita desde las tripas como ese gol del descuento, el primero de Argentina en la competición, que marcó Milagros Menéndez cuando la diferencia parecía indescontable. Algo que explota como la bomba que sacó Florencia Bonsegundo y las dejó a tiro. Algo que se sobrepone a cualquier golpe, con tanto ovario que te hace volver a patear después de errar ese penal y hacer historia.

Vale inflar el pecho. Vale soñar. Vale el abrazo. Vale el esfuerzo, el talento, el corazón. Vale levantar la cabeza. Vale quedarse a recibir el aplauso. Vale Ni Una Menos. Vale Muchas Más a la cancha. Vale las que vendrán. Vale que las escuchen. Vale que las contraten. Vale que les presten la cancha. Vale llorar, ahora de alegría. Vale luchar como la luchan y como la van a seguir luchando. Valen oro, mujeres.

COMPARTIR:
Adentro o afuera de los octavos de final, vale aplaudirlas
Por qué se celebra el Día del Rugbier Argentino
Todavía sirve: Argentina empató con Paraguay
Seguir Leyendo:
Deportes
LO MÁS DESTACADO
keyboard_arrow_up