Apenas terminó el último Nocturno, incluso cuando las cosas no habían salido tan bien como esperaba, La Turca estaba entusiasmada con la posibilidad de seguir jugando y entrenando. Organizó un Relámpago, participó de otro, hasta que tocó pandemia y frenar la bocha. Fueron siete meses sin fútbol en Junín. Pero cuando llegó la hora de volver, Sonia Bellome ya tenía tomada una decisión, que finalmente le comunicó al presidente del club hace un par de semanas. Era hora de dejar Defensa.

-¿Qué te llevó a decir hasta acá llegué?

-Fue un poco el cansancio de ver una falta de compromiso, de todas partes. El último tiempo que fui a practicar me cambiaron hasta la llave del candado de la utilería. Son muchas cosas que cansan. Encima yo estoy en la 188, el club en Circunvalación. Tengo una pequeña vueltita como para hacer el esfuerzo a cambio de muy poco.

-¿Te sorprendió que con tu salida se fueran prácticamente todas las jugadoras de Defensa?

-No, porque cuando yo agarré Defensa había cinco. Volvieron muchas a las que conocía prácticamente de toda la vida, más otras chicas a las que también conocía desde antes. Al momento que yo dije me voy, ellas también dijeron nos vamos. A dónde te vas, me preguntaban. No, les dije. Yo no me voy a ningún lado. Ellas son dueñas de hacer lo que quieran.

-¿Qué es lo que más te dolió o te molestó de este desenlace?

-Que se me pidió que le entregáramos al club los equipos nuevos (camiseta y pantalón) que habíamos hecho. Pero los sponsors me los dieron a mí, no al club. Yo le dije a Gastón (Freda) que no se los iba a dar. Y ahora hay muchas chicas a las que no les quieren dar el pase. Pero si las pibas no quieren estar, ¿por qué vos las vas a obligar? Incluso me pidió que les mandara mensaje a las chicas de que se volvía a hacer la convocatoria. Pero le dije que no, porque yo ya no tengo nada que ver con el club.

-Antes de la pandemia habíamos hablado y me dijiste que estabas con ganas de seguir jugando. ¿Qué te hizo cambiar de opinión en todo este tiempo?

Para qué renegar, si me puedo divertir. Yo me terminé haciendo cargo de muchas cosas que no tenía que hacerme. Te cansás. Y después los laureles se los llevan otros. Cuando ganás sos la mejor del mundo y cuando perdés no servís para nada. A lo mejor perdés por una situación fortuita, por no tener dónde prepararte como se debe… Y después te dicen que representás a un club. Nosotras nos tuvimos que comer las boludeadas de muchos que se llaman profes, de muchos jugadores. Si nosotras teníamos con qué entrenar es porque en 2015 Valeria Arata me regaló pelotas y todos los equipos. Por eso yo tenía todo sin necesidad de pedirle al club, donde no éramos dignas de usar nada. Eso a mí me cansó.

-Es una pena que te hayas retirado sin que podamos despedirte en una cancha…

-No me hago ningún problema. Sigo jugando con las veteranas. Lo que me he reído el último sábado, con la lluvia que hubo. Ahí sí que me despejo. Vos imagínate que me llamaron también para estar en La Favela y les dije que no. No tengo más ganas de renegar. Yo el ir a jugar o entrenar me lo tomo muy en serio. Que hoy jugadoras como La Chula o Jake (Silva) me digan gracias por lo que me enseñaste para mí es mucho. Porque son pibas que si le ponen ganas y si las agarra alguien que por ahí sepa más que yo, llegan lejos.

Dai Domeniconi había dicho que cuando dejara de jugar iba a venir a ser parte de tu cuerpo técnico… ¿Ahora qué le decimos?

-Jaja. La traemos igual, a jugar con las veteranas. Está volviendo con todo la loca. Una vez que arranca, olvidate. Uno por partido va a hacer. No la sacan más.

-¿El Senior, si finalmente hay, lo vas a jugar?

-Estoy en un quilombo bárbaro, porque la Vivi (Carolina Biz) quiere que juegue con ella, Claudia (Altamirano) quiere que juegue con ella. No sé. Ganas tengo, pero no sé con quién voy a jugar, te lo juro. No sabés cómo me tienen. Son terribles las dos.

-¿Crees que se va a poder organizar?

-La verdad no tengo idea, porque no sé cómo se manejan y yo no me quiero meter. Ojalá no quede en una especie de partido de exhibición. Yo me acabo de ir de Defensa porque no quiero más andar renegando, entonces no me quiero poner a renegar con una cosa nueva. Si se hace y me llaman, voy a jugar. Pero nada más. Quiero jugar, volver a mi casa, sacarme los botines y se acabó la historia. Quiero disfrutar el fútbol lo mucho o poco que me quede para hacerlo. Para eso me acomodé las rodillas. No para sufrirlo.

-Entonces si aparece algún Relámpago para ir, jugar y volver, ¿estás?

-Sí, olvídate. El otro día me llamó el chico que organiza los nacionales y me dijo que ahora cuando se arme en enero o febrero me quiere con su equipo de General Pico. Por ahí voy. Y si se arma algún Relámpago que pueda ir a jugar con las chicas que se unan, obvio que voy. Las camisetas las tengo, jaja.

-¿Por qué equipo vas a hinchar el próximo torneo?

-Va a estar complicado. La mayoría de las chicas se fueron a Villa. En algún momento voy a tener que ir a verlas.

Por Juani Portiglia

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.