El fútbol me dio lo mejor y lo peor nos había dicho Lourdes Castro a principios de marzo, días antes de hacer su debut con Sarmiento ante Banfield y sin imaginar todavía que esa pandemia que mirábamos lejana por la tele iba a llegar para instalarse en Argentina y apretarle el botón de pausa a nuestras vidas.

Para ella, entonces, fueron casi nueve meses con Las Maestras y un único partido, con triunfo 1-0 que para colmo pasó a perder valor después que desde AFA se decidiera cambiar el sistema de definición de los dos ascensos que otorga la Primera B.

Puede que la tarde de domingo, previo a salir por fin a la cancha para enfrentar a Comunicaciones en Agronomía, haya vuelto a conectarla con aquellos momentos felices, como la participación en el Sudamericano Sub-17 de 2013 con la Selección Argentina. Y también con los más tristes, como la lesión de rodilla que le frenó el impulso en el que para ella era su mejor momento futbolístico. Pero ahora, mientras espera que arreglen un micro que no es merecedor de semejante equipo, siente que difícilmente haya vivido una emoción comparable a la del gol que metió hace un ratito nomás, para sellar el triunfo de Sarmiento 2-0 sobre Las Carteras.

Foto: Tribunero

«Este no se compara con ningún otro momento. Definitivamente el gol llegó para empujarme, porque estoy en una situación en la que quería dejar todo. Esto me ayuda, me empuja y ahora tengo más ganas que nunca de seguir. Me pone muy feliz», le contó a Junín24.

Y agregó: «En lo personal me sentí bien. Venía de un desgarro que me llevó casi cuatro semanas. Esta semana volví recién a hacer fútbol, así que llegué con lo justo. Al equipo lo vi bien, en ocasiones, como en todo partido, nos llegaban pero el equipo se defendía y lo sacamos adelante».

Foto: Mabel Panero – Prensa Sarmiento

Lu Castro dijo haber vivido con tranquilidad la previa del partido y haber organizado con precisión los horarios de descanso. Recordó, también, que ese papá que a veces la vuelve loca cuando se trata de fútbol ya había augurado el desenlace de la historia de domingo: «Me dijo que iba a hacer un gol de cabeza. Él siempre me vio y dice que voy bien de arriba. Después le mandé para contarle que lo había hecho. Viste, ¡yo sabía!», me dijo.

Toca esperar para volver a Junín y por lo menos tiene para entretenerse con un teléfono que explota de mensajes y llamados. Corta una entrevista y larga con otra. Obvio que ella maneja su propia prensa. Desde 25 de Mayo escribe la familia, lxs amigxs y también quienes no mantienen con ella un trato frecuente pero se sienten orgullosos. Dice que papá está encantado, cargoso, y que mamá le manda audios casi llorando. Se guarda reconocer que ella también. Pero se le nota en la voz.

Por Juani Portiglia

Si queres recibir a diario las noticias de Junin24 en tu celular, envianos un mensaje de Whatsapp al 2364695729 con la palabra ALTA y agendanos como contacto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.